160614103741_1052

Último momento: cambio de planes

No sé si es porque mi papá siempre tuvo (y aún tiene) todo fríamente calculado o porque no soy una persona lo que se dice espontánea, pero detesto con el alma los cambios de planes a último momento.

6a00d8341c652b53ef017eeae0304d970d-800wi

Tampoco soy una persona muy respetuosa de los horarios, es un defecto que trato de corregir constantemente. Soy puntual sólo si me acuerdo y si lo que tengo que hacer es real y magníficamente importante (jamás voy a llegar tarde al teatro, por ejemplo), así que no es ese el “cambio” al que me refiero.

No me gusta cuando tengo programada una salida y me la cambian horas antes de salir de mi casa. Tampoco me gusta cuando el plan original era una juntada tranquila y al final resulta la idea de “¿y si salimos?”, cuando todas mis amigas saben que entre salir y quedarme a ver una peli, la opción B es la que elegiré.

Entonces, ¿por qué el mundo se empeña en seguir cambiando de planes a última hora? Claro que los imprevistos pueden surgir, uno no puede planear cuándo morirse, pero de ahí a cambiar adrede algo que ya estaba pautado… mmm… no me gusta. ¿Esquemática? Puede ser. ¿Obsesiva? Depende para qué. ¿Jodida? Y… sí.

Si mis papás me dicen que van a venir el viernes a la tarde, que caigan al mediodía me rompe las pelotas. Si quedamos con una amiga de juntarnos a tomar algo tranqui y después me sale con un “¿salimos?”, me jode sobremanera. Y me da mucha bronca tener que decir, siempre con la misma perorata, que en mi mente ya estaba programada una salida tranquila, no un descoque bailantero. NO-ME-GUS-TA salir al boliche.

Tampoco me gustan esos cambios de planes que surgen justo a fin de mes, cuando uno planea sus salidas según el monto que haya en la cuenta bancaria. Si apenas tengo cargada la SUBE no pretendan que vaya a un show de stand up porque no me da el piné. A principio de mes sí, vamos a la ópera si quieren, pero a fin de mes no.

Soy mucho más flexible cuando ando de viaje. Quizás por eso disfruto tanto viajar sola, porque la única persona que arma y desarma los planes soy yo. Además cuando estoy viajando me puedo adaptar a cualquier nuevo plan que surja, porque al fin y al cabo si no molesta a mi plan general no es un problema.

Así que ya sabés, si tenemos un plan en conjunto no lo cambies a último momento. Probablemente nunca te diga nada, pero internamente te voy a estar odiando.

2 comentarios en “Último momento: cambio de planes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s