Una de arena y varias de cal

Esta semana no pintaba mal, de hecho la empecé muy bien el domingo, pero algunos eventos desafortunados hicieron que se arruine la onda copada y empiece la nube negra, aunque todo se arregla con una sonrisa y buena onda.

Empecé con una mega sorpresa que me dejó, como pocas veces, sin palabras. El domingo fui al recital de Snow Patrol y tenía entrada para la parte más barata, cuando llego me doy cuenta en la puerta que tenía platea vip fila 7, así que terminé viendo el show de una banda de la que no conocía mucho en un sector privilegiado. Mucha buena onda, los miembros de la banda muy simpáticos, las canciones una más linda que la otra, me volví fan. Bueno, no tan fan pero sí me gustó mucho.

La semana siguió bien, el martes el profe me dio el ok en las campañas que había pensado así que tengo que trabajar en eso (cero ganas), y pude imprimir todo lo que tengo leer para Política así que veníamos bien. Nada perturbó la calma HASTA que el jueves a la noche en web campus veo lo que tanto me temía: 3 en Dirección Estratégica.

D.E. es una materia clave que necesito tener aprobada sí o sí para poder recibirme, y que me da carta blanca para rendir la tesis tranquila. Pues buen, me pusieron un 3 y no me molesta tanto el hecho de no haber aprobado como la nota que me pusieron. Creo que no es necesario poner un 3 para que me quiera matar por el resto de mis días cuando si me ponía un 2 no jodía tanto, porque seamos realistas: el límite entre 3 y 4 es torturante, el límite entre 2 y 4 es resignación.

Pero dejando eso de lado, anoche encontré en la tv la película “Simplemente no te quiere” y aunque la agarré al final me gustó mucho volver a verla. La historia de Gigi es claramente autoidentificable, aunque aún no llegó Alex para demostrar sus teorías.

Me fui a dormir de buen humor, pensando levantarme a la 1.30 AM para poder ver un programa de tv. Me quedé dormida, el taxi no vino a casa, llegué tarde al aeropuerto, pero nada de eso contó cuando vi que por fin nos pusieron un seguridad copado en el stand. Así que la estoy piloteando desde temprano, con muchas ganas de volver a casa y dormir la siesta.

Si bien sigo sin poder explicar el desafortunado hecho que amargó mi semana, acá estoy escuchando Snow Patrol para ponerle el pecho a las balas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s