ULT VLO ATE 5-DIC-11 POS 5

Largos días pasan desde la última vez que escribo acá. Siempre por una cosa o por otra pateo la pelota para 20 arcos distintos antes de decidirme a escribir acá. Empecé a escribir en un cuaderno, pero hasta eso tengo abandonado.

El 5 de diciembre cumplí 1 año de trabajar en AA2000. Lo cumplí trabajando, más precisamente cerrando el stand, por lo que tuve tiempo de recapitular muchas cosas. Bastante agua pasó bajo el puente en este año; conocí a mucha gente famosa y no tanto, traté con embajadores y ministros, ¡hasta conocí al vice presidente de la Nación! Y entre toda esa gente también hice muy buenos amigos, conocí a compañeros de trabajo muy divertidos, la pasé bien y la pasé mal, como en todo trabajo nunca es todo perfecto, pero acá ahora puedo decir que me siento cómoda.

De tan cómoda que me siento se me pasó por alto el hecho de que al haber cumplido mi objetivo (pasar el año) ya puedo mirar hacia otros horizontes, no quizás con la rápidez con la que en un momento deseaba, pero sí con vista a un futuro un poco más prometedor.

Sinceramente acá la paso bien, excepto esos días en los que las cenizas nos alteran los nervios a todos, el trabajo es bastante tranquilo y tiene mucho de administrativo en varias cosas. Hay buena onda, aunque hubo un tiempo que no fue hermoso, afortunadamente todo pasa. Puedo manejar mis horarios y eso me beneficia por la universidad y para volver a mi casa cada tanto, tengo mi propio sueldo y pude madurar en muchos aspectos.

Sé que suena una tontería y que quienes me conozcan lo primero que van a decir al respecto es “¿WTF? ¿VOS MADURA?”, pero sí. Tener un trabajo cargado de responsabilidades te hace madurar, quieras o no, aunque sea un poco. Acá un error es un reclamo, una asistencia mal es un problema, y perder la paciencia es estar al borde de la locura, porque ante todo hay que mostrar la buena cara, salvar las veces en las que Aerolíneas Argentinas no atiende el teléfono e intentar responder cuando la gente dice “¿pero por qué el avión de Lan sale y el de AR no?”.

Tener que tratar con gente “importante” muy seguido es muy lindo pero muy cansador. Ni en mis sueños más locos me imaginé dándole la mano al Dalai Lama, o tratar con embajadores de diversas naciones, incluso tratar con CEOs de empresas grosas como Coca-Cola o Unilever. Y por otro lado está la Su, siempre soñé con estar en su living hablando de mis logros, y la terminé conociendo en la sala vip de AEP para hacerle una asistencia.

En fin, hoy puedo decir que este año fue muy productivo, trabajar acá y conocer el trasfondo de la industria aeronáutica, lidiar con las empresas, con la gente, con una misma, son cosas que quiérase o no me hicieron crecer (no de altura) y verme más preparada para el futuro. ¿En qué consiste ese futuro? Sólo mi destino lo sabe, por ahora, mi futuro más próximo es recibir a los chicos del turno y atender a la gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s