Hombres: un mal necesario (?)

A veces pienso por qué es tan complicado entender a un hombre, porque ellos se quejan mucho de nosotras, pero hasta ahora no conocí uno sólo que no tenga algo indescifrable en su forma de ser (y no, no es alguien misterioso, al contrario).

Yo sé que en mi infancia me acostumbraron muchísimo a los cuentos de hadas, historias bellas de Disney y el romanticismo que nunca va a llegar a caballo para probarme un zapato; para colmo, de grande leí la Saga Crepúsculo y terminé de redondear mi idea del hombre ideal totalmente imposible de que exista. Por todo eso es que cada vez que conosco a alguien siempre le encuentro un pero, y no es que yo sea demasiado exquisita, sino que él mismo se busca que yo tenga algo que objetar.

A saber: está el demasiado bonito que piensa que te está haciendo el favor de su vida al invitarte a bailar, está el simpático buena onda con una edad que supone más maduréz y termina hablándote de la Wii, continuamos con aquel que ni siquiera se toma la molestia de darse cuenta que estás muerta por él y te ignora descomunalmente, y después está el hombre lo más parecido al ideal que cuando lo conocés un poco mejor te das cuenta que es gay, está de novio, o no existe.

Muchas veces ir al cine o al Paseo La Plaza es una invitación formal al suicidio, viendo a todas parejitas felices mientras vos seguís yendo con amigas, porque ni siquiera vas con un amigo como para discimular la situación.

El punto es que estoy en una etapa de mi vida en la que abrir el celular y encontrar un mensaje de Mami ya no es agradable, quizás porque espero que mágicamente me mande un mensaje el amor de mi vida invitándome a salir (bastante iluso de mi parte, debo decir). Y abrir el celular para encontrar un mensaje de Personal es mucho más triste aún.

 Lo sé, todavía no tengo ni 20 años y ya quiero atarme momentáneamente a una persona, pero cuando vivís lejos de casa es como que querés un mimo que no venga de los amigos, un alguien que se preocupe por vos, que esté pendiente sin ser mamá o papá, alguien a quien le importe qué es de tu vida en cualquier momento del día.

Ya llegará, aunque estoy cansada de escuchar la frase “cuando menos lo esperes lo vas a encontrar”, porque de hecho ya lo encontré, pero es gay.

Hombre ideal:

  • le gusta ver películas, en el cine o en la casa, y disfruta comentándolas.
  • le gusta ir al teatro, ya sea a ver musicales o alguna banda.
  • es simpático, inteligente, sensible y se preocupa por los demás.
  • es dulce sin ser meloso, es tierno sin ser un niño, es divertido sin ser un bufón, es serio sin ser aburrido.
  • no importa si estudia o trabaja, mientras le guste lo que hace.
  • es honesto y confiable.
  • es irreal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s