012-1

Cosquillas en la panza

Para mí las cosquillas son muy molestas porque soy bastante sensible y cualquier cosa me las provoca, aunque hay un tipo de cosquillas que me encanta y que es provocada por esa sensación de vacío que me agarra antes de subirme a un escenario.

El viernes 3 estrenamos All Shook Up en el Teatro Santa María con los chicos del Elenco UADE. Yo entré este año y con ellos no sólo comparto clases y ensayos, sino que ahora casi convivimos todos los fines de semana.

img-20161019-wa0028

Lo novedoso es que en este musical tengo un personaje con una canción maravillosa que me pone la piel de gallina, y cada vez que me toca cantarla me agarra un no sé qué que me deja idiota. Cada función unos segundos antes de entrar me olvido la letra y siento que se me cierra el estómago, como si estuviera a punto de caer de un precipicio.

Y es la sensación más linda que puede existir en el mundo. 

Me agarran cosquillas en la panza antes de empezar la obra, luego me calmo y me concentro porque no estoy sola y quiero estar disponible para mis compañeros, pero unos segundos antes de entrar por primera vez siempre las siento, y sólo se van cuando ya estoy en escena. Ahí el mundo exterior no existe, desaparece bajo los reflectores, el humo, la adrenalina del momento, la energía compartida con los chicos, el aplauso y las risas de la gente.

029

No quiero que se acabe nunca esta sensación. Quiero vivir así cada segundo de mi vida, con cosquillas en la panza por un amor tan fuerte como es hacer eso que me motiva, que me apasiona. Hay gente que quizás sienta adrenalina con otras cosas, seguro, pero yo soy de esta especie de humanos que disfrutamos de los reflectores, del aplauso y del presente.

El teatro es un constante “aquí y ahora” donde todo se arregla en el momento, sino se nota. Si tu compañero se equivoca hay que rescatarlo del abismo, y si te olvidas la letra tenés que hacer sarasa hasta que vuelva porque el show debe continuar. Esa incertidumbre constante es la que, a mí al menos, me alimenta y me da ganas de seguir. Es como una droga que no quiero dejar, es mi marca de heroína.

022 1.JPG

Todo comienza cuando llego al teatro, empiezo a maquillarme, me pongo el vestuario y una compañera me hace los rulos hasta que los chicos de producción nos avisan que hay que subir a probar sonido. En el instante en el que me ponen el micrófono mi cuerpo hace un clic y sabe que pronto empezará lo mejor.

Ahí Ayalén se va diluyendo para darle lugar a Sylvia. Le doy vida durante casi 2 horas y después, cuando todo se termina, vuelvo a mi vieja caparazón, esa con la que me escudo todos los días de mi vida para enfrentar la realidad que no es esa.

Hasta que todo vuelva a empezar y la magia empiece otra vez. Así es como estoy ahora, esperando ansiosa a mañana para volver a sentir estas queridas cosquillitas🙂

Un comentario en “Cosquillas en la panza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s