girl-crossing-street-on-a-yellow-crosswalk-picjumbo-com copia

Pausar

A veces es necesario pausar, detenerse y observar qué es lo que pasa a nuestro alrededor.

Hay un momento en el que después de tanto movimiento, lo único que el tándem mente-cuerpo necesita es respirar tranquilo y descansar. Por eso *necesitaba* imperiosamente viajar, escaparme de este lugar, tener vacaciones en mi trabajo, no ir a clases, y poner en pausa mi vida cotidiana.

Así que cuando terminé de rendir me fui unos días a mi casa en Santa Fe, disfruté de la cotidianidad de mi casa en familia, con mis abuelos, con nuestras mascotas, con mis amigas, con el aire puro de un lugar donde no hay tanta contaminación ni sonora ni ambiental. Respiré aire hogareño, aire de campo, aire de tranquilidad, hasta que volví a Capital para volver a irme, esta vez junto con mamá a Santiago de Chile.

positive energy

Descansar haciendo actividades que implican descubrir, conocer, recorrer, moverse y estar pendiente de todas las cosas nuevas puede parecer una paradoja, ¿cómo descansas con tanto movimiento?, pero para mí es la mejor forma de hacerlo. Mientras más activa estoy haciendo cosas que en mi vida cotidiana no hago, más me relajo y mi mente descansa.

Tengo una cabeza que nunca para de maquinar. Nunca. Entonces estas cosas son las únicas que me ayudan a pausar. Lo mismo me pasa cuando leo un libro que me gusta mucho, la realidad se esfuma a mi alrededor y todo cuanto me preocupa desaparece mientras me pierdo en lo que estoy leyendo.

Pero lamentablemente las vacaciones fueron muy cortas, hace tres semanas volví a la rutina de siempre y me propuse hacer, al menos una vez al día, algo que me desconecte. Ya venía escribiendo todo lo que me llamaba la atención y lo sigo haciendo, trato de mantener registro de mis sueños aunque a veces me olvido de anotarlos, pero ahora me propuse algo nuevo: terminar lo que empiezo.

Parece simple, pero para un alma procrastinadora como la mía eso es todo un desafío. Si cuando era chica me aburría muy fácilmente, hoy con todas las opciones de entretenimiento que andan rondando por ahí al alcance de un click, si me aburro cambio de tarea al instante sin siquiera darme la chance de llegar al final para evaluar a ver si valía o no la pena. Me pasa con las canciones nuevas en Spotify pero sobre todo con los videos de YouTube. También suele sucederme con artículos que empiezo a leer y si me canso lo dejo.

no cuestes los dias

Pues ya no más. O al menos esa es la idea. Pausar cuando corresponde y sino seguir, a pesar del embole momentáneo, hasta poder dar un veredicto basado en la experiencia completa y no sólo en una mera primera impresión. Pausar la rueda del hámster que habita en mi mente y que se aburre muy rápido, para que aprenda a apreciar cosas nuevas. Para que aprenda a vivir, y no que la vida pase mientras el ratón no deja de girar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s