Años soñé con ver esa marquesina en vivo y en directo. Ahora la foto es mía.

Por una noche Christine fui yo

Anoche tuve un sueño bastante extraño pero muy lindo, y si bien sé que en la realidad las cosas no son exactamente como las soñé, ¡estaría tan bueno que pase!

Soñé que estaba viviendo en Londres y que con un amigo íbamos al Her Majesty’s Theatre a hacer una visita guiada. Antes de que empiece, el guía nos permitía recorrer la sala a nuestro gusto, pero a mí me resultaba extraña porque estaba muy iluminada por unos ventanales que daban a la calle y que en realidad no existen.

Yo me puse a caminar y me perdí porque subí hasta el último piso de la sala y encontré en la mitad de la fila una placa de bronce que decía “Michael Crawford”, como estaba medio caída me detuve a verla y justo detrás mío pasó una chica con unas telas en la mano. La seguí, porque entró por una puerta chiquita que quedó medio entreabierta y me mandé.

Acá me sentí como Alicia en el país de las maravillas siguiendo al conejo hacia a una dimensión totalmente desconocida. Resulta que de esa puerta salía una escalera larga y oscura que te llevaba justo detrás del escenario, y yo caminaba y caminaba pero nunca se terminaba hasta que por fin llegué a un pasillo muy blanco, impoluto, con luces blancas, ventanales de vidrio, bastante distinto a lo que uno imaginaría que hay debajo de un teatro antiguo como el Her Majesty’s.

Una de las oficinas estaba cerrada pero la otra no, estaba abierta y había una alfombra de plumas, un piano de cola blanco, cortinas blancas de tul, una biblioteca, una cómoda con un espejo de luces todo blanco. No era muy masculino que digamos pero de un lado colgaban todos los trajes de Phantom y yo que no podía evitar la emoción no me di cuenta que no estaba sola. Cuando me doy vuelta para seguir viendo había una chica que me miraba sonriente y al verme confundida me dijo “este es el camarín del fantasma, pero ahora no hay nadie, por eso es todo blanco“.

Yo no entendía nada, “¡¿cómo que no había nadie?! ¿Y Gerónimo?“, y la chica como si me hubiera leído la mente me dijo “estamos en período de transición, él llega más tarde, ahora no hay nadie“. Raro, muy raro.

JASON MILLS as The Phantom and SARA JEAN FORD as Christine DaaŽ in the Phantom of the Opera Tour at the Orange County Performing Arts Center.

JASON MILLS as The Phantom and SARA JEAN FORD as Christine Daaé in the Phantom of the Opera Tour at the Orange County Performing Arts Center.

Seguí caminando y me topé con una oficina toda rosa con blanco, igual a la anterior con las plumas y todo, pero con mucho más rosa y con todos los trajes de Christine en un costado. Ahí sí había alguien, estaba una chica maquillándose que al verme se dio vuelta y me dijo “probate cualquier vestido si querés, aunque el más lindo es el deshabillé blanco“.

Obviamente me lo probé, me saqué fotos, ella me ayudó a ponerme otra peluca y en eso me sentí yo la protagonista, como si ella hubiera desaparecido y ahora la dueña de todo eso era yo. No sé cómo explicarlo, porque de pronto ella ya no estaba más y la chica que me crucé en el camarín del fantasma vino al ¿mío? y le indicó a mi amigo que ese era el camarín de Christine. Él me miró sorprendido pero me saludó como si nunca me hubiera visto antes, me felicitó, y me dijo que saliera rápido al pasillo porque estaba Andrew Lloyd Webber.

¡ANDREW LLOYD WEBBER! Y yo ahí vestida como Christine de colada porque en realidad yo había bajado de chusma nomás y me confundieron, me quedé y ¡¿qué estaba haciendo ahí?! Me entró tal desesperación que de pronto pasé por el pasillo blanco otra vez pero ahora vestida y maquillada como la protagonista, me di vuelta para ver la primera oficina y ahí había alguien preparándose para salir como fantasma, seguí caminando y me encontré con el mismísimo ALW que me saludó como si me conociera y siguió hablando con la gente que lo rodeaba.

Raro, todo demasiado raro. La gente en ese teatro me confundía con alguien que yo no era, todos parecían tranquilos menos yo que no entendía nada, y seguía caminando en ese hall completamente blanco, con oficinas de vidrio y gente que iba y venía con micrófonos de vincha arreglando todo para que empiece la función.

En un living blanco con algunos objetos de colores había más gente del elenco, todos vestidos para empezar, y me saludaban como si siempre me hubieran visto. De pronto veo pasar a mi amigo y le pregunto qué estaba pasando porque yo había ido con él, y me dice que en realidad era todo una cámara oculta para que yo hiciera esa función, que eso era una prueba y que si a ALW le gustaba me quedaba con el papel.

WHAT???!!!

Lamentablemente nunca supe si quedé o no porque me desperté para venir a trabajar, aunque me quedó la hermosa sensación de haber usado esa ropa como si realmente en algún momento de mi vida la protagonista de mi musical favorito hubiese sido yo. Hacía bastante que no tenía un sueño tan bizarro y copado, ¡me gusta!

¿Alguna vez te pasó de soñar algo que realmente querés que pase?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s