cropped-web-header-2

Carta a mi yo de 34 años

21 de mayo de 2015

Querida Aya:

¡Qué raro pensar que ya tenés 34! No puedo creer que el tiempo pase tan rápido, todo lo que ya viviste y todo lo que seguramente habrás vivido en estos diez años.

Te escribo esto a dos días de la partida de Apolo, ¿todavía te acordarás de él? Seguro que sí y espero que sea con cariño. ¡Qué triste su partida! Estaba muy mal, fue lo mejor, nunca te olvides de eso. Tampoco quiero que te olvides del lugar en el que te enteraste, ni de las personas que te ayudaron en ese ataque de llanto que no podías frenar. Estabas en la universidad, en el recreo de la clase de integración, y cuando agarraste el celular mamá te había escrito “Apolo ya está con Jaime“. Lloraste, lloraste mucho, sabías que iba a pasar pero cuando pasó te cayó como un balde de agua fría. No podías parar, te sentaste y mamá te consolaba diciéndote que vos misma le habías pedido que no sufra. Noe se sentó al lado tuyo, el profesor también, y si bien ni yo misma me acuerdo de sus caras en ese momento ambos te ayudaron, te dieron su apoyo, te contuvieron cuando vos más lo necesitaste. Nunca te olvides de ese gesto, de que una compañera dejó su recreo por darte un abrazo, de que un profesor que ni te conoce se sentó al lado tuyo para contenerte, de que tus compañeros se portaron muy bien con vos. ¿Qué será de sus vidas ahora? ¿Se seguirán viendo? ¿Serán colegas de trabajo?

Tengo tantas preguntas para hacerte. ¿Te casaste? ¿Tenés hijos? ¿Te fuiste a vivir al sur? Me pregunto si al final pudiste volver a Londres, si viajaste mucho, si pudiste conocer NYC. ¿Aprendiste a tocar el piano o nuevamente te diste por vencida? Me gustaría saber si pudiste cumplir el sueño de estar en un musical, hoy a tus 24 es lo más importante para vos, ¿lo seguirá siendo? Hoy estás soñando con armar un blog dedicado al arte, ¿lo habrás hecho?

Quisiera saber si cumpliste con el objetivo de leer todos los libros pendientes en un rango de dos años, o si siguen ahí como adorno en tu biblioteca. ¿Seguís viviendo en microcentro o te mudaste a la casa con patio que siempre quisiste? Si te casaste probablemente lo hayas hecho, ¿o te fuiste a vivir afuera? Ahora soñás con tener dos hijos, ¿los habrás tenido? ¿O fue más fuerte la vocación por la carrera que la de ser madre?

Benjamín ahora debe tener 15 años, ¿cómo será? Me pregunto si es un adolescente muy conflictivo o sigue siendo pícaro y bonachón como ahora a sus 5 años. Jorgito y Lidia, espero que sigan juntos y se hayan mudado a una casa más grande, ¿ya tendrán otro hijo? Los abuelos… no creo que hayan llegado hasta acá, hoy no quiero ni pensar en el momento en que se vayan. ¿Mamá y papá cómo estarán? Canosos, seguro. Deben viajar muy seguido con Toto a cuestas. Toto ya debe estar viejo, ¿se habrá calmado? Porque hoy es un terremoto. Mamá y papá probablemente han aprovechado estos años para viajar, eso es lo que ellos quieren, ¿lo habrán hecho?

En estos momentos estás escribiendo en el aeropuerto, hoy entraste a trabajar a las 4 AM, tu turno preferido, y tenés tarea para la clase de actuación que aún no hiciste. Quisiste leer otros blogs pero sentiste la necesidad de ponerte a escribir y acá estás (o estoy) escribiéndote. Es raro hacerlo sabiendo que el destinatario es uno. Te debo confesar que me da un poco de miedo las respuestas que vayas a darme, no quisiera que se haya muerto alguien o que no hayas cumplido tus sueños, no quisiera que me digas que no encontraste el amor y que seguís en el mismo estado que ahora.

El amor, ¡qué tema! Anoche hablaste con Andy sobre lo complicado que está el asunto, y llegaron a la conclusión de que ser romántica en el siglo XXI es un tanto polémico. (¿Seguirás usando la palabra “polémico”?). Seguramente al recordarlo te vas a reír, pero estás atravesando un crush y no podés evitar maquinar todo el día. ¿Habrá pasado algo? ¿Qué habrá sido de su vida? ¿Seguirán en contacto? Ojalá que sí, porque a pesar de todo es una gran persona.

Ahora estás escuchando una playlist en Spotify llamada Your Favorite Coffeehouse, es tranquila, adecuada para esta hora de la madrugada. Hoy te maquillaste, tenías ganas y lo hiciste, te dejaste linda, sobria pero linda. Todavía tenés algunos problemas para aceptar tu cuerpo, ¿los habrás superado? Luchas día a día con la imagen distorsionada que tenés de vos misma, con la aceptación personal, con la confianza; tratas de abrirte y mostrarte tal cual sos, y lo hacés pero a veces te da miedo. Nunca te sentiste tan libre de ser como sos como con tus compañeros de Artes Escénicas, porque ellos te entienden y están en la misma. La profe de integración te sacó la ficha muy rápido, no podés sacarte sus palabras de la mente, estás trabajando para lograr lo que ella quiere de vos, ¿lo hiciste?

¿Terminaste la carrera? ¿Hasta cuándo trabajaste en Aeroparque? ¿Qué hiciste después? ¿Armaste la banda de covers de los ’80 como querías? ¿Qué música estás escuchando ahora? ¿Hay alguna banda nueva que te guste o seguís siendo una amante de los oldies? Ahora escuchas radio Aspen todos los días, pasan buena música, te relaja, ¿lo sigue haciendo?

Estamos en otoño pero hace calor, estamos entre 20° y 25° grados desde ayer, un espanto. Estás rogando que vuelva a hacer frío pronto, no ves la hora de ponerte los pulóveres que te tejieron la abuela y mamá. Estás haciendo un curso de Té y Pastelería con una chica de Firmat, lo pagaron a medias con mamá porque ella se encargaba de la pastelería y vos del té. ¿Qué hicieron después? ¿Agasajaron a alguien? Ayer intentaste hacer un budín y te quedó crudo, mañana vas a volver a intentar, ¿cómo te habrá salido?

Hace exactamente un año estabas en Londres, visitando el London Eye, y al día siguiente cumpliste tu sueño de ver Phantom en el Her Majestic’s Theatre con Gerónimo Rauch. ¿Lo volviste a ver? ¿Seguís llorando como aquella vez? Espero que sí, es lindo emocionarse con algo tan maravilloso.

Mañana viene mamá de visita, va a traer noticias de casa. Aprovechala, si todavía la tenés mimala mucho, a papá también, ellos son lo más importante que tenés. Y si te casaste cuidá mucho a tu esposo, él va a ser quien te acompañe toda la vida. Espero que te sigas llevando bien con Jorgito y con Lidia, que Benjamín te siga considerando su preferida, que todo esté en orden. No tengas miedo, yo tengo muchas dudas pero sé que vos habrás tomado las decisiones correctas. Lo que sea que haya pasado con vos, quiero que sepas que hoy con 24 años te entiendo, y estoy haciendo todo para que vos seas feliz.

Cuando leas esto respondeme todo (quiero saber qué pasó), y también escribile a la Aya de 44. Siempre que tu edad termine en 4 tendrás que escribir una carta.

Te quiero mucho,

Aya de 24 años
(Buenos Aires, Argentina)

3 comentarios en “Carta a mi yo de 34 años

  1. cintia dijo:

    Hermoso aya q decirte tus palabras me llenan el alma. Ahora toy terminand de leer x segunda vez y me emocione hast las lagrimas xq veo otra aya yo conoci a la aya con una sonrisa en la cara a cualquier hora del dia aeroparquiano. Sera q envidio tu forma de ser de ver la vida desde otra perspectiva .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s