DSC08358

Mamá sanadora

La semana pasada me enfermé. En la vorágine de un nuevo comienzo de clases y el incesante calor de la ciudad que me llevó a coquetear con el aire acondicionado y con el infierno en una sucesión de entradas y salidas, terminé engripada y en cama.

images

Detesto enfermarme, más si hace mucho calor y no puedo soportar los lugares con aire, pero esta vez fue una desgracia con suerte porque al tener a mamá conmigo el proceso de sanación fue mucho más rápido.

No sé qué tienen las mamás, es como un don mágico para sanar, porque yo hago lo mismo que hizo ella y tardo una semana en curarme, pero con mami acá en cuestión de dos días me sentí mucho mejor.

Mamá me hizo tés con miel, limón y jengibre, me dio aspirinas, me dejó quedarme en la cama y me cuidó como lo hacía cuando era más chica y vivía con ella. Me sentía mal, decaída, afiebrada, con tos y picazón de garganta, pero mamá fue como el Padre Ignacio de mi gripe y me curó.

La frase “mi mamá me mima” fue tal cual. No me habría dado cuenta de hasta qué punto he llegado a extrañarla de no ser por este episodio, y es que está bueno cada tanto volver a tener a mamá ahí para ayudarme, como cuando era chiquita y nos teníamos la una a la otra mientras papá trabajaba lejos.

2 comentarios en “Mamá sanadora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s