Link

Lo que fin de año nos dejó

A una semana del cambio de año voy a recapitular las cosas que me dejaron un sabor amargo.

Todos los años la misma historia: muertes por accidentes de tránsito, gente rogando que no tiren pirotecnia en defensa de los animales, gente a la que ésto le importa tres cacahuates y se gasta el aguinaldo en fuegos artificiales, el típico gil que tira petardos desde el mediodía o peor, cuando todos estamos durmiendo.

Y si a eso le sumás una tragedia de chica perdida y presuntamente violada en Uruguay… ¡bingo! Los medios se van a encargar de meterte el caso hasta en la sopa, y todos se sienten Sherlock Holmes investigando cómo fue, qué pasó, por qué desapareció o, peor aún, quién la mató. A veces siento que cuando pasan estas desgracias los periodistas rezan para que la víctima aparezca muerta. La tragedia vende, en cambio si aparece vivita y coleando ya no les sirve. Porque, seamos realistas, a fin de año no hay más noticia que el primer bebé del año, la nota sobre el vitel thonné y el precio de los juguetes, así que si hay tragedia que sirva para algo. Al menos para ellos.

Los accidentes de tránsito son otro lamentable clásico de fin de año. No entiendo por qué hay gente que insiste en subirse a un auto/moto estando alcoholizados. ¿Qué ganan? ¿No se les ocurre pensar por un momento que si les pasa algo le cagan la vida a su familia? ¿Sabés lo feo que debe ser pasar una Navidad o un fin de año velando a un familiar/amigo? Si es una muerte que sucede naturalmente bueno, mala suerte, pero una muerte en accidente es polémica en esta fecha, porque hay cosas que pueden evitarse.

No manejar si tomaste es la ley primera, abrocharse el cinturón de seguridad y usar casco son las segundas, y ser prudente es la tercera. No es tan difícil, no es tan complicado, es quererse un poco y querer a los tuyos, porque los que más van a sufrir si te pasa algo son ellos, vos no porque probablemente mueras.

Lo de la pirotecnia es algo que hasta a mí me jode. Es lindo ver fuegos artificiales, no te lo voy a negar, pero hay algunos que suenan zarpadamente fuerte y ya resultan molestos, encima este año que Apolo está más viejo me jodió bastante ver cómo el pobre sufría con tanto cuete y quedaba aturdido. Los animales sufren horrores, pero más allá de eso, gástense la plata en comida que la disfrutan todos.

En las redes sociales hubo una campaña llamada #PirotecniaCero que, la verdad, mucho éxito no tuvo. Si bien en mi ciudad hubo menos pirotecnia que en Navidad según me cuenta mi familia, lo cierto es que igual se tiraron fuegos artificiales, así que a mucha gente le importó poco y nada el efecto que éstos tienen en las mascotas. Aunque creo que el hecho de repetir tanto que no se tire pirotecnia provocó el efecto contrario, porque hay mucho rebelde suelto que mientras más le digas que no, más va a tirar.

Somos así los argentinos, si nos dicen que no hagamos algo vamos y lo hacemos, así que me parece que habría que empezar la campaña de “no a la pirotecnia” con más anticipación y con otro tipo de mensaje, porque llegó un punto que hasta a mí me daban ganas de bloquear a la gente que cada dos horas publicaba una imagen de un perrito con un cartel diciendo “lo que a vos te divierte a mí me asusta”. Y no es que no esté a favor de este movimiento anti-pirotécnico, sino que la forma en la que se llevó a cabo la campaña me resultó molesta y poco efectiva.

De todas formas lo que más me molestó de este fin de año fue la banalización de una tragedia como la desaparición y posterior muerte de Lola. Pobre familia, pobre chica, pobre gente. No sé quién la mató ni por qué, tampoco me interesa porque es algo que sólo debería interesarle a los seres queridos de la chica y no a toda una nación, es un hecho delictivo que tomó una magnitud tal como el caso Candela en su momento y realmente no me gusta. Y no es que no me gusta porque no quiero ver una realidad, sino porque me molesta que pasen todo el tiempo la foto de la víctima, te hablen de ella todo el tiempo y enseguida muestren el identikit del primer imputado en la causa como si ya fuera el culpable designado por la Ley.

Además, los periodistas se empelotudizan con estos temas y hacen preguntas tan tontas que me dan ganas de investigarlos a ellos a ver si realmente son periodistas o un proyecto de Sherlock Holmes mal presentado. Esta semana uno le preguntó al comisario en Uruguay: “¿ya se sabe si fulanito estuvo involucrado en la causa?” “eso lo determinará la justicia” “¿pero Ud. cree que fulanito fue quien cometió el homicidio” “eso lo determinará la justicia” “¿entonces fulanito va a quedar demorado o detenido?” “eso lo determinará la justicia”. A ver flaco, ¿qué parte de que “eso lo determinará la justicia” no entendiste en las 3 preguntas anteriores?

Así que el año periodístico terminó jugoso para ellos y bastante amargo para el espectador que, un año más, tuvo que soportar delincuencia, homicidios, tragedias automovilísticas y pirotecnia. Por eso yo, si te soy sincera, extraño la nota del vitel thonné, del precio de los juguetes y del primer bebé del año. Es más, este año ni me enteré si fue nena o nene😛

2 comentarios en “Lo que fin de año nos dejó

  1. solcito2013 dijo:

    Nunca estuve más de acuerdo con una nota, pero vamos por puntos.
    1. ¿Alguien puede explicarme cuál es el punto de tirar esos petardos insulsos que no tienen gracia alguna salvo dejarte cuasi sordo? En mi barrio los tiran todo el año. Parece un tiro, te asusta, es desagradable y ni siquiera tiene la onda del chaski boom.
    2. Los accidentes automovilísticos… es una ecuación casi exacta: alcohol + automóvil o moto (No nos olvidemos de las motos) = te morís o matás a otra persona/s que nada tiene q ver. También podés tener “suerte’’, quedar herido y comenzar el año en una comisaria declarando. Hay personas que llevan las secuelas y el dolor físico a cuesta toda la vida. Todas las opciones son super atractivas, ¿no?
    3. Caso Lola: un desastre. De los periodistas de acá ya nada sorprende. El otro día un forense dijo que seguramente a la chica le habían querido hacer algo (es irreproducible) y que seguro por eso tenía arena en la garganta. ¿Cómo va a decir semejante hipótesis no comprobada al aire? Es una falta de respeto hacia el recuerdo de la chiquita y de la familia. Uno tiene q pensar antes de abrir la boca. ¡¡¡¡Es un ser humano!!!!
    No puedo pasar de alto a Lorena Maciel que, siempre tan agradable y con muy buenos modos, le preguntó al abogado de la familia por qué ellos sí querían difundir la foto de Lola (cuando estaba desaparecida) pero no la información confidencial del caso. ¿Es joda?
    Último punto: el no sé qué de prensa de Uruguay diciendo que es algo q pasa gracias a la violencia de las familias argentinas… sin palabras. Una vergüenza.
    Medio violento lo que escribí jajajaja, pero realmente estos días me superaron. Agradezco estos espacios. Tenemos que ser seres pensantes y reflexionar qué es lo que nos está pasando como sociedad. Es sano que se armen estos debates. Guardo la esperanza, aún podemos mejorar.
    ¡Buen comienzo a todos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s