Up-In-The-Air-Review

Atención al pasajero: más allá del mostrador

Si sos un habitué de este espacio ya sabrás que trabajo como parte de atención al pasajero en Aeroparque, y sino pues te estás enterando😉 Cada día tengo el agrado de ver distintos tipos de pasajeros: el que debuta con los aviones, el que viaja por negocios, el pasajero all-inclusive que desde que pisa el aeropuerto tiene su mente en el chiringuito de la playa y el viajero aventurero que llega a Argentina para escalar o recorrerla de punta a punta.

Me maravilla este último grupo, los descubridores de nuestro país, los que ven todo lo lindo sin estar sesgados por el contexto político-social, los que no son ni oficialistas ni opositores sino amantes de nuestra cultura, de nuestras raíces, de nuestra forma de ser. Tanto en el exterior siendo pasajera como acá trabajando, este tipo de pasajeros me confirma que existe una Argentina mejor que la que nos venden en los medios, que de verdad somos un hermoso país, y que lo que nos tiene definir como argentinos debería estar basado en todas estas cosas, no en quién nos gobierna y sus decisiones.

Up-In-The-Air-Review

El debutante me da mucha ternura, aunque a veces debo confesar que me ponen un poco nerviosa con preguntas tan tontas (para mí) como “qué es un check-in” o que digan palabras complejas queriendo decir otra cosa. Ejemplo: “tengo que arribar a Salta” y mi pregunta es “¿espera a alguien que llega o usted se va?”. Todo porque arribar suena más lindo que partir, salir, viajar o embarcarse. Pero no los culpo, al fin y al cabo sus errores nacen de la ignorancia y de a poco irán aprendiendo.

El viajero de negocios puede ser muy copado o un sacado serial que con su “¡¿pero vos sabés quién soy yo?!” piensa que se va a comer al mundo y no, no señor, así no gana nada, al contrario. Los copados son los que la tienen tan clara que al ver demora en un vuelo van solitos a solicitar ayuda a la compañía, sin chillar como posesos, sólo tratando de conseguir un próximo vuelo. Esos locos lindos son como el personaje de George Clooney en Up in the air, saben lo que tienen que hacer, no preguntan y son muy prácticos. Ahora los que son un quiste en una pompa son los sacados seriales, esos que gritan y protestan y se enojan porque alguna compañía decidió no volar con cenizas y ellos “sí o sí” tienen que llegar a Santiago de Chile para una reunión de negocios. Y ahí, cuando logran colmar mi sagrada paciencia, me sale un “si el vuelo sale y el avión se cae no le puede reclamar a nadie porque las condiciones climáticas no están aptas para volar”.  Cruel, pero te juro que es lo único que los frena.

Los pasajeros all-inclusive son un chiste caminando, siempre me dan ganas de viajar con ellos de lo relajados que están. Llegan al aeropuerto con todos los papeles encarpetados, se acercan al stand de informes a chequear que está todo bien y luego van a hacer la fila del check-in todo con una sonrisa. Y sí, se están yendo de vacaciones, probablemente a alguna playa en Brasil o más allá y están en otra, planeando mentalmente qué pedir en el barcito del hotel y si van de a grupo van planeando las tácticas de conquista para ser todo un ganador. Estos pasajeros suelen pedir el servicio de guardamaletas (que odio explicar pero que me ha traído varias satisfaccines) porque ni siquiera tienen ganas de andar acarreando todo su equipaje si tienen que esperar para el despacho. Ellos son el claro ejemplo de “me tomo una garompa….”.

Pero mis pasajeros favoritos, como ya dije, son los aventureros. Los argentinos que se van con la mochila al hombro y en sus ojos se ven esas chispas de emoción e intriga, ya todo su cuerpo denota felicidad, ganas de explorar, de conocer más allá. Porque ellos quieren ser ciudadanos del mundo, quieren trasgredir fronteras, quieren ser parte, buscan expandir sus horizontes y así poder hacer un cambio. Dentro suyo o de la sociedad a la que vuelvan.

Los pasajeros aventureros argentinos me inspiran porque me demuestran que se puede viajar, me fascina verlos contar peso por peso para ver si les alcanza para un café, me da bronca cuando las máquinas expendedoras se ríen de su suerte y no les tiran el producto, siento unas ganas enormes de abrazarlos y decirles que todo va a salir bien pero me reprimo porque no puedo andar a lo osito abrazando por la vida y tampoco es algo que me guste demasiado. Sé que esos pasajeros que hoy se van cuando vuelvan no serán los mismos, que en el check-in no sólo dejan sus valijas o mochilas sino también parte de su presente y de su forma de ser actual, que será otra cuando retiren las valijas o mochilas en el mismo aeropuerto en su camino de regreso.

Y están los pasajeros aventureros extranjeros, esos que no hablan español o lo hablan bastante mal pero se esfuerzan, dan lo mejor de sí y se ríen de sus torpezas, y de pronto tenemos mimos frente al stand de informes porque como no les salen las palabras empiezan a hacer señas. Con muchos de ellos puedo hablar cuando hacemos los guardamaletas, preguntándoles de dónde son y qué van a visitar acá. Algunas respuestas son impresionantes, como uno que llegó la noche de Navidad y luego se fue a Patagonia a recorrerla en moto. O una chica que iba a caminar todo el sur porque quería hacer trekking en las montañas.

Hace un año y unos meses me encontré en la parada de colectivo a tres pasajeras que había atendido en el stand, ellas me reconocieron y como iban a un hotel cerca de mi casa las acompañé y las ayudé con las valijas, me contaron que la madre era española pero las hijas alemanas y el padre se quedó trabajando mientras ellas andaban de paseo. Muy divertidas las tres,  estuvimos hablando en inglés y español al mismo tiempo, riendo de todo y recomendando lugares para visitar. No sé qué habrá sido de ellas, en el hotel nos despedimos y cada una siguió su camino.

Al pasajero de la noche de Navidad le convidé champagne porque ya eran las 11 pm y había que celebrar, el pobre estaba solo y a esa hora era un poco complicado conseguir taxi pero al final pudo. Como charlamos bastante hasta que llegó personal de seguridad a acompañarlo con las valijas quedamos en contacto, supe más tarde que hizo su travesía por el sur y ahora anda recorriendo Europa, siempre en moto.

Y todo este post viene porque hace unas semanas un pasajero dejó su equipaje en el guardamaletas y por esas cosas de la vida me lo encontré en la parada de colectivo, él estaba medio perdido y le ofrecí mi ayuda para comprar la SUBE. Como quería cambiar dinero y era domingo estaba yendo a calle Florida, cerca de casa, así que se vino conmigo y charlamos todo el viaje. Al final terminamos paseando por San Telmo y Puerto Madero, le mostré mis dos barrios favoritos y luego yo me fui con una amiga a seguir mis planes originales. Quedamos en contacto, su plan es pasar un tiempo en el sur y luego regresar a Italia, después volver y hacer de guía para otros italianos en una montaña en Patagonia. El tiempo me irá contando cómo va su camino, ojalá que haga todo.

Así que fijate cómo la atención al pasajero a veces va más allá del mostrador, y las historias más interesantes son esas que surgen espontáneamente, por estar en el lugar correcto en el momento indicado. Me ha pasado de tener que ayudar a viajeros en la calle, porque vivo en una zona que está llena de hoteles y atracciones turísticas y con ello, también llena de chantas y oportunistas que intentan verles la cara por el simple hecho de no ser locales.

Creo que pasa por la vocación de servicio que atraviesa mi personalidad, o que quizás si me nace puedo ser bastante sociable, o que todo se da en el momento ideal. Me encanta escuchar historias de viajeros contadas por su propia experiencia, por eso leo tantos blogs de viaje y me maravillo con todo lo que hacen, pero el plus del vivo y en directo no se compara con nada, porque no hay nada que se asemeje al brillo de los ojos de alguien que te cuenta una anécdota feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s