Cuando la familia te desespera

Así estoy yo

Así estoy yo

Si seguís el blog ya debes saber que hace poco más de un mes mi abuela tuvo un ACV, no está tan mal pero tampoco está super bien, y esta situación nos está colapsando a todos.

Mi abuela está mucho mejor comparado con los primeros días después del suceso, ahora está con rehabilitación y como está en su casa su tranquilidad es otra. No camina pero tiene fuerza en las piernas, por lo que si hace lo que tiene que hacer puede volver a caminar aunque sea con andador. El problema, obviamente, es que mi abuelo no ayuda y ella lo domina como quiere.

Ella tiene que estar sentada la mayor cantidad de tiempo posible pero cuando dice “estoy cansada” mi abuelo automáticamente la acuesta, aún sabiendo que: a) él no la tiene que mover, b) ella tiene que aguantar. Mi abuelo es la principal traba en la recuperación de mi abuela, y me jode mucho admitirlo pero es así. Él dice entender todo lo que con mi mamá le decimos pero a la primera de cambio hace lo que se le canta y así no se puede.

Si a todo esto le sumamos que mi mamá está al borde del delirio, canta BINGO conmigo. Ella es hija única así que más que a mi papá no tiene, y mi papá mucho no se quiere meter porque el carácter de mis abuelos es tan especial que si algo de lo que él dice no les gusta lo mandan a freír churros y no es la idea. Mi mamá se queja de que mi papá no la deja descargarse, pero mi mamá está bastante insoportable con esta situación y si le decís MU te ladra y llora.

La entiendo, te juro que la entiendo y me pongo en su lugar todo el tiempo para no enojarme demasiado, pero yo estoy lejos y más que escucharla no puedo hacer. El tema es que cuando lo que dice es siempre lo mismo ya me jode, y más aún porque en el momento en que mi abuelo comprenda lo mal que hace con su actitud todo esto va a cambiar, pero al paso que vamos parece que hasta que no se pegue un susto no va a aprender.

¿Lo malo del susto? Que mi mamá ahí se vuelve loca, porque qué va a hacer con los dos enfermos (!). Y te da una bronca… porque cuando tenes que luchar con niños al menos sabes que no te entienden o que les cuesta, pero luchar con ancianos es mucho más desesperante porque sabes que te entienden y no te dan bola.

Mi mamá todos los días tiene las mismas discusiones con mi abuelo, que dejala sentada, que no la muevas, que abrile las ventanas, que ponele música, que no seas tan pegote. Pero cómo hacerle entender eso cuando mi abuelo está asustado y tiene un miedo tremendo a perderla. No cabe duda de que hay amores que matan, y mi abuelo con su tremendo amor por mi abuela la está llevando a la tumba. Y a sí mismo también, porque desde que pasó esto él no come bien, no duerme bien, su vida es por y para ella.

Menos mal que mi mamá y mi papá están juntos, que se pelean y discuten pero están juntos, porque sino creo que mi mamá sola se derrumbaría. A todo esto ya te imaginarás que los parientes más vale lejos que cerca, porque los dos hermanos de mi abuela aparecen y desaparecen como Cocomiel, cuando van de visita no hablan o están con cara de velorio, y la novia de mi tío es de esas personas que critica todo pero no hace nada.

Mi abuelo está muy enojado con ellos y mi mamá también, más que nada con su prima que supuestamente era la preferida pero que no la llamó, no le mandó mensaje, nunca le preguntó cómo estaba mi abuela o si necesitaba algo, y de ir a hacerle compañía a mi mamá ni hablemos porque brilló por su ausencia. Me da mucha bronca pero prefiero que no estén porque cuando están emiten mala onda.

La única que me pregunta por mi abuela es mi prima R (no pongo nombres por respeto) que se mantiene al tanto a través mío, pero que también estudia y trabaja por lo que no puede ir. Sus padres fueron los únicos que estuvieron en el sanatorio y que se pusieron a disposición. El resto… ¿de qué familia me hablan? Ahora sí, para hablar al pedo son todos Rial y Ventura, porque ya me imagino la sarta de huevadas que van a andar diciendo la semana que viene cuando mis papás vengan a mi colación de grado, que los dejaron solos, que no se interesan, en fin.

Pero ellos, los buenos, la familia, los que sí saben cómo se hacen las cosas no están nunca, vienen en visita de médico pero no se quedan más de una o dos horas. La que le da de comer a mi abuela es mi mamá, la que le va a hacer compañía es mi mamá, la que está siempre ahí es mi mamá, y por ende la que se pelea y sabe toda la interna de lo que realmente pasa es ella. Y esto es lo que más bronca me da (y por lo que creo que mi mamá también está hinchada las pelotas), que todos hablan sin pelos en la lengua pero nadie ayuda.

Supongo que esto pasa en todas las familias, de hecho lo comprobé con muchas amigas que pasaron por situaciones similares y es una lucha constante que va a durar lo que duren las vidas de mis abuelos o hasta que mi abuelo recapacite. Lo triste es que mi mamá ya está a punto de explotar, quiere mandar a todos a la mierda (papá incluido) y me llama sólo para contarme lo miserable que es mientras yo estoy en Buenos Aires.

Me duele mucho no poder hacer nada, sobre todo porque yo soy la única que más o menos lo maneja a mi abuelo, pero si ellos no hacen lo que deben yo más no puedo hacer. Mi hermano tiene el mismo carácter que mi mamá así que no aporta demasiado, por lo que mi única salvación es que sea 20/11 y que mi mamá se venga a quedar una semana conmigo, tranquila, sin pensar demasiado en lo que pasa allá. Necesita despejarse, sino la próxima internada es ella. O yo.

2 comentarios en “Cuando la familia te desespera

  1. Sil dijo:

    Te entiendo, mi mamá y uno de sus hermanos son los que se hacen cargo de mis abuelos, el otro hermano que vive lejos (tampoco tanto) se hace el desentendido, y encima quiere dar órdenes a la distancia.
    En mi caso el que está mal es mi abuelo y la cabeza dura es mi abuela, ya no sabemos cómo hacerle entender qué cosas tiene que hacer para ayudarlo a él a estar bien, pero no hay caso. Yo trato de no desesperarme porque con hacerlo no logro nada.
    Espero que tu mamá pueda descansar un poco en los próximos días!

    Me gusta

    • algobonito dijo:

      Sil! Al final mi mamá se despejó bastante y aunque estuvo siempre en contacto, pudo salir un poco de la rutina y descansar. Es un tema los parientes, la verdad que uno a veces no sabe qué es mejor (si tenerlos o no), porque la verdad que en este caso son más un estorbo… Lo polémico es que como son los hnos de mi abuela nosotros no les podemos decir nada, aunque ella por suerte se da cuenta. Ahora están mejor las cosas pero con ellos nunca se sabe. Y no, no hay que desesperarse porque ahí es cuando les das el gusto de ponerte mal. Gracias por pasar!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s