Llegó la famosa prima

Mi primavera ideal

Mi primavera ideal

Creo que ya te enteraste el gran acontecimiento que vivimos hoy: llegó la primavera. Y como ya sabrás yo soy una ferviente admiradora del clima frío, así que su llegada no sólo representa flores y colores sino la inminente llegada del calor insoportable.

La primavera me provoca alegría, no te lo voy a negar, porque me gusta ver florecer las flores, admirar los jardines con sus plantitas, volver a casa y ver el jardín de mamá lleno de color. Me gusta empezar a usar vestidos sin calza, salir sin parecer un oso o una cebolla por la cantidad de ropa, pasear respirando el aire impregnado del olor a plantas. Pero todo tiene un límite cuando el calor me agobia.

Soy una persona propensa a las alergias así que acá viene lo malo, los cambios bruscos de clima me voltean y esta época es especialista en la bipolaridad climática. Un día hace frío, al otro hace calor, después está temprano y, finalmente, frío o calor. Así no hay quién lo resista. Ya experimenté la llegada de la primavera la semana pasada cuando DOS días de calor me dejaron de cama, así que espero con los brazos abiertos lo que me deparará el destino.

La gente que ama el calor odia mis comentarios pesimistas al respecto, pero vamos, yo me tengo que bancar casi tres meses a todos ellos quejándose de que “uff, hace frío” “lpm, cómo llueve” “brrr no se puede ni salir así”. Pues a mí me pasa lo mismo con el calor. En el frío me abrigo y listo, cuando entro en movimiento se me pasa, pero en el calor por más que salga en bolas sigo sintiendo que me sofoco.

Y es que el calor es muy lindo, si estás en la playa tirada panza arriba con un coco en la mano y dos negros caribeños haciéndote vientito con dos hojas, porque para tomarte un transporte público y compartirlo con gente que parece que hace meses que no usa el jabón no está tan copado. Para ir todos apretados cual ganado yendo al matadero no está copado, más aún si tenemos en cuenta que nuestro transporte público no tiene (ni tiene proyecto a tener) aire acondicionado.

Me encanta salir a pasear cuando hace calorcito PERO disfruto más de los paseos en invierno, cuando no me siento transpirada y cuando no me pegoteo toda por la humedad. ¡Qué incómodo sentirte transpirada y pegoteada! Y no me jodan, los que aman el verano también se sienten así.

Lo que sí disfruto mucho, aunque en cualquier época del año, es andar en bicicleta o en rollers. El vientito que te pega en la cara es ideal, sentirse libre por un rato está buenísimo. Y ahora que está uno de mis amigos de VC para acompañarme a rollear mejor todavía, ¡a salir nomás!

Pero bueno, les digo a todos ¡feliz primavera! pero sobre todo ¡muy feliz día del estudiante! Ellos sí que merecen que se les diga feliz día, porque es todo un sacrificio estudiar y más si trabajan al mismo tiempo. Este año estoy feliz de poder decirlo desde el otro lado, ya no como estudiante sino como persona que disfruta de su libertad académica.

Por cierto, si no entendiste mi punto de vista respecto de la primavera, acá te dejo una nota para que me comprendas mejor. Estos muchachos lo han dicho mejor que yo.

3 comentarios en “Llegó la famosa prima

  1. Jeremiasr dijo:

    “Y es que el calor es muy lindo, si estás en la playa tirada panza arriba con un coco en la mano y dos negros caribeños haciéndote vientito con dos hojas, porque para tomarte un transporte público y compartirlo con gente que parece que hace meses que no usa el jabón no está tan copado”.

    Totalmente de acuerdo.

    Saludos Aya!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s