Me quiero ir a NYC

No es algo que vos ya no sepas, creo que de todos los lugares que me gustaría conocer, definitivamente NYC se lleva el primer puesto. Es que sí, me muero por conocer Europa y toda la historia que en ella radica, pero NYC es especial porque tiene lo que más amo en el mundo: musicales.

Estuve a punto de ir antes de terminar a los 15 y antes de terminar el secundario, pero en ambas oportunidades elegí hacer cosas que no podría volver a vivir en otra etapa de mi vida. Una fiesta de 15 no la podría tener a los 30 y el viaje a Bariloche con mis compañeros no lo podría repetir a los 21, así que me decanté por esas experiencias que, aunque trilladas para todo adolescente, las disfruté muchísimo.

Claro que NYC siempre estuvo ahí, primera en la lista de “cosas que quiero hacer antes de morir”. Cuando era muy chica estaba fanatizada con las novelas mexicanas y, por consiguiente, con México. Viví varios años soñando que llegaba al DF y Fernando Colunga era mi “sexy chambelán” (???), fuera de joda, quería ir no tanto a las playas mexicanas sino a la capital, donde se cocinan las telenovelas. Pero no fuimos, por pensar demasiado nos quedamos encerrados en el corralito (como muchos otros) y las ganas quizás no queden en sólo eso ahora que mamá se está por jubilar, aunque obvio, yo ya no formo parte del plan familiar.

Leer siempre me hizo mal, en el buen sentido, pero mal al fin. Leer te transporta, te ilusiona, y yo nunca leí cosas que se ubicaban en Buenos Aires sino que mis lecturas favoritas tenían como escenario algún lugar en la Inglaterra del siglo XVIII (!), por lo que si de por sí viajar a esos lugares implica una inversión de dinero atroz, una máquina del tiempo que me trasladase a esa época sería algo así como mi versión personal de “Volver al futuro”.

La escuela italiana tampoco ayudaba en mi ilusión viajera porque durante toda mi vida estudiantil me la pasé investigando sobre un país que no conocía pero que alojaba cosas tan interesantes como galerías de arte, museos, artistas viejos y nuevos, un idioma maravilloso y deliciosos platos que devoraría en cuestión de minutos. Ahora que volví a estudiar italiano imaginate cómo estoy, toda Italia forma parte de mi lista de “lugares que quiero visitar antes de morir”.

Como mi fanatismo por los musicales no se limita sólo a dos idiomas, me empezaron a gustar los musicales franceses. Sí, sí, para mí no hablar el idioma en el que está un musical no es impedimento para disfrutarlo, y además tengo a mi amiga Maca que es mi traductora oficial (pronto recibida y todo). Los musicales franceses hicieron que me involucre más en la cultura francesa, en los distintos lugares y castillos, y hasta me compré hace un tiempo una guía de viajes de Francia en una de las librerías de calle Corrientes.

Tanto con Italia como con Francia, mi idea de viaje consiste en alquilar un auto y pasar por todos los pueblitos existentes probando comida y sacando fotos, hablar con locales y mejorar mi conocimiento en ambos idiomas. Con el Reino Unido también me gustaría, aunque como allá se maneja al revés creo que yo sería un problema para sus habitantes.

Pero siempre, SIEMPRE, mis ganas de viajar me devuelven a NYC. Porque sale un nuevo musical, porque algún conocido se fue para allá, porque se abrió una nueva galería de arte, porque hay una exposición diferente en determinado museo, porque hace frío, porque hace calor, porque en twitter una publicación de Broadway.com me hizo tener ganas de viajar, porque hay algún artista que me gusta, porque juegan los Mets, porque se me ocurrió, porque sí. La cuestión es que las ganas de ir a NYC no se agotan sino que aumentan conforme pasa el tiempo.

Paraíso terrenal para mí

Paraíso terrenal para mí

Y lo que más bronca me dio en todo este tiempo es que hay gente que viaja para allá y no aprovecha, justamente, lo que yo muero por ver. Creo fervientemente que si estás en la meca del musical NO PODES irte sin haber visto alguno, aunque sea el más trillado. En Broadway están los que saben, los grosos de verdad, los que sin duda estudiaron con los mejores y que son los mejores porque estudiaron desde chiquitos. En Broadway nunca te vas a desilusionar de la obra que viste, porque puede que no te guste el argumento pero la calidad de los artistas seguro que te sorprenderá. Obvio que no todos son perfectos y algunos chascos debe haber, pero no creo que esos chascos estén en los mejores escenarios de Broadway. Incluso en el Off-Broadway hay producciones magníficas que bien podrían estar en el circuito comercial.

A veces no puedo creer cómo gente que va a NYC vuelve lo más pancha y cuando les pregunto “¿qué musical viste?” me responden “ah, ninguno”. ¡¿CÓMO QUE NINGUNO?! Es como ir a París y no ver la Torre Eiffel, es como estar en Londres y no sacarte la típica foto con el Big Ben de fondo, es como venir a Buenos Aires y no pasar por el Obelisco, es… es… IMPERDONABLE. Toda la gente que me conoce sabe que yo con gusto averiguo y le recomiendo qué musical ver de acuerdo a sus gustos, porque aunque no los haya visto en persona sé de qué se tratan, quiénes actúan y cuáles son las críticas. Además, no hay nada que “mis fuentes” no me puedan ayudar a resolver.

No me molesta recomendar, al contrario, creo que podría vivir haciéndolo. Lo que no puedo es tolerar que alguien vuelva de la Gran Manzana diciendo “no sabía qué ver” o “estaba muy caro y no fui”. Entiendo que los precios no son baratos, pero existen las loterías, existe Tickets, existen posibilidades de ver musicales de forma más económica, más aún si no sos un fan y no te molesta ir a una ubicación un poco más retirada. La cuestión es ver y disfrutar, seguro que hay algo que te va a gustar.

Perdón por mi efusividad al respecto pero es que me saca, no lo puedo entender, mientras que yo daría mi vida por ir a la ciudad que nunca duerme para emborracharme de musicales hay gente que tiene la suerte de ir y no ve NINGUNO. Pecado mortal. Sacrilegio. Inconcebible. Hasta el hombre más reacio al teatro encontrará su musical ideal. Pero bueno, por más que yo lo diga hay gente que no va a cambiar y que va a seguir yendo, rompiendo mi corazón, para volver sin haber visto nada.

Lo único que quiero expresar con este post que raya en la histeria es que quiero ir a NYC. Sola no podré financiar mi viaje, aunque en cuanto termine de pagar mis vacaciones comenzaré con el ahorro pertinente, pero necesito de la ayuda de mi asesor financiero (papá) para que me auxilie. Mamá y papá: me deben mi regalo de graduación. Mis abuelos me regalaron una hermosa pulsera con la fecha de graduación grabada, pero ustedes… cri…cri…cri… Con ésto dejo asentado por escrito que con la jubilación de mi mamá podrían ayudar a esta pobre licenciada a cumplir un sueño con el que vengo torturándolos desde hace, cuánto… ¿10 años? No es que yendo a NYC dejaría de joder, pero al menos volvería muy, muy feliz.

Los sueños se cumplen, qué lo parió, así que pronto espero contarte que estoy a punto de cumplir el mío (o uno de los míos).

3 comentarios en “Me quiero ir a NYC

  1. Alicia's Own (@aliciasown) dijo:

    Ehhhh…

    yo fui 3 veces a NYC pero nunca a un musical, no me mates!!😀 Bueh, a musicales sí fui pero acá en Londres y en Buenos Aires, my dear.

    Ojalá NYC no te desilusione. De parte de los musicales, obvio que no, pero a mí la ciudad tampoco me pareció tan WOW y eso que AMO pasear ciudades. Pero va en gustos, con esto no estoy queriendo decir que NYC no tenga su atractivo.

    Me gusta

    • algobonito dijo:

      La próxima vez que vayas a NYC deberías ir a ver un musical, antes no me conocías, ahora no tenes chance!
      Yo espero lo mismo, aunque tendría tantas cosas para ver y recorrer que no sé si podría llegar a tener tiempo de desilusionarme, jajaja!
      Cuando vuelva te cuento, aunque creo que te enterarías en el “mientras tanto”😛

      Me gusta

  2. solcito2013 dijo:

    Querida amiga de la vida y de blog:
    Yo fui a NY y me ENCANTÓ, es una ciudad super completa y bella por donde la mires. Como amante del diseño en todas sus áreas te afirmo: no te vas a ir desilusionada, es más no vas a querer irte y esto último te lo firmo.
    Cada esquina es una película, cada librería tiene libros que jamás pensaste q ibas a encontrar, la moda, los edificios, la comida ( hay de todo el mundo y encontrás lo que quieras).Incluso la historia de la ciudad, porque es una gran mentira que América no tiene historia, la tiene, es más nueva pero no por eso menos rica o interesante. De hecho si vas, me avisás y nos damos una vueltita por la gran manzana juntas🙂
    Me olvidaba!!!! los museossssss!!!!!!! definitivamente NYC es para vos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s