22 años – La loca

El 28 de abril cumplí 22 años, la edad del loco. ¿Y qué mejor edad que ésta para representarme? Sinceramente, ninguna.

Después de muchos años pude pasar la previa, el cumple y el post cumple todo junto en mi casa en Villa Constitución, y aunque me puso muy feliz poder compartir una vez más mi cumpleaños con familia y amigos, la verdad es que gran parte de mis amigos y una parte de mi familia está acá en Buenos Aires, por lo que ésta división hace complicados algunos momentos felices.

22 años de locuras

22 años de locuras

Es raro, pero creo que mi vida está divida en dos etapas muy grandes: mi etapa Santa Fe y mi etapa Buenos Aires. En ambos lugares tengo amigos y familia, en ambos lugares soy feliz y adoro a la gente que me rodea, allá está mi pasado y mis raíces, acá está mi futuro y lo que soy. Cuando estoy allá extraño acá y viceversa, nunca voy a estar completa porque tengo lo que quiero en dos lugares.

Me quejo de vicio, aunque en realidad no me estoy quejando, sino que agradezco a la vida poder disfrutar de tanto amor esparcido por el mundo, de tener tanta gente que me quiere en distintas partes, de que existen personas que me desean lo mejor de corazón y que aunque no están físicamente conmigo siempre están espiritualmente en las buenas y en las malas.

Cupcakes hechos por mamá

Cupcakes hechos por mamá

Cumplir años siempre implica un poco de reflexión por mi parte, no todo es joda y comida, me gusta pensar cómo llegué a ésta nueva edad y qué proyectos emprender. Soy consciente de que soy una (muy) joven profesional y de que tengo toda una vida por delante para desarrollar todas las cosas que me gustan, así que si bien me apabulla la amplitud del futuro, me tranquiliza saber que hay tiempo para todo.

Ahora tengo un proyecto en mente que me entusiasma mucho, vivo tejiendo y destejiendo ideas, así que espero que ésto llegue a algún lado porque realmente me interesa. La idea de viajar está más que asumida, por mí y por mi familia, así que sólo tengo que terminar de pagar las vacaciones y empezar con el ahorro pertinente. Las ganas de cambiar de trabajo están más fuertes que nunca, y aunque a veces cuando pienso en los pro y los contra me detengo a pensar en que podría seguir un poco más, reflexiono y creo que mi salud mental está primero.

El arte es siempre una parte primordial en mi vida, aunque ahora está un poco en stand by, nunca dejarán de gustarme los musicales y nunca dejaré de admirar a quienes se dedican a cualquier tipo de expresión artística, porque forma parte de mí, de mi esencia, de la estructura ósea que me compone. De a poco me volveré más activa en el circuito, pero por lo pronto me gusta ser una espectadora pasiva de lo que me rodea.

En cuanto al tema cuidado personal, empecé mis 22 de una forma muy coqueta y pienso continuarla por el bien de mi femineidad. Además, hace un tiempo que me noto más rellenita de lo que debería, por lo que ya estoy tomando el control de mi vida y el compromiso es conmigo. Más allá de la parte estética me importa la salud, no quiero tener ningún problema ni quiero tomar remedios de tan chica, así que prefiero hacer un sacrificio ahora y no después cuando el resultado no sea el mismo.

Hasta parezco normal...

Hasta parezco normal…

Con los años me fui dando cuenta de qué clase de personas quiero a mi lado, así que apostaré a eso y a no dejarme corroer por personas que no me aportan nada, a cuidar las verdaderas amistades y a dejar ir otras que sólo me traen malas vibras. Me estoy dando cuenta de a poco de que hay amigos que en realidad no son tan amigos y de que hay otros que yo pensaba que no y resulta que son más amigos que los demás. El tema de la amistad es un poco complicado cuando sos como yo, porque me encariño muy rápido con la gente y a veces del otro lado eso no pasa.

Ya no tengo ganas de rodearme de gente que apela al “caretaje”, disfruto más del afecto auténtico así que busco eso y lo mantengo si lo encuentro. Cambiar de aires es muy necesario para lograrlo, así que espero que pronto se de todo lo que busco para que este año sea un gran año. No se cumplen 22 todos los días y ya que parece ser la “edad loca” la disfrutaré.

Como resultado de toda esta reflexión cumpleañera puedo decir que proyectos hay muchos, es cuestión de sentarme a organizar todo y ver qué conviene primero y qué después. La clave de éste año es poner en práctica las ganas, llevar las ideas a la acción, ser más arquitecta de mi vida y no tan monigote del entorno. Me dedicaré a equilibrar mente y cuerpo, quiero estar bien y en eje en todos los aspectos que me componen. Así se vive mejor el presente y se encara mejor el futuro.

3 comentarios en “22 años – La loca

  1. Mati dijo:

    A pesar de que yo soy “algo mas viejo” me sentí bastante identificado con el relato, sobre todo porque yo sigo teniendo 22 años, acordáte que deje de cumpliar años… en 22 me frené! Hermosa edad, las crisis vienen más adelante, pero con los 22 uno se siente ideal. Me trajiste un cupcake??? Por la foto se merecen un post especial, el “cupcake post”

    pd: no sabía que sabías (valga la rendu) andar en moto, deberías hacerme un Villa Constitución City Tour en ella!

    Me gusta

    • algobonito dijo:

      Jajaja no sé andar en moto, es de una amiga. Yo solo soy dama de compañía y prefiero ni subirme a las motos, son lindas para la foto y nada más😄 El cupcake post está bueno para la próxima, lo tendré en cuenta jaja!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s