¡Desempleados al poder!

Lejos de hacer una opinión política y empezar con la cantaleta que los argentinos escuchamos todos los días, mi post de hoy está relacionado con una charla que tuve con unas amigas de la universidad en el “reencuentro” del jueves pasado.

Dos estamos trabajando en lugares a los que ya no queremos ir más y una está sin trabajo pero agarrándose los pelos por conseguir uno. La charla pasó por muchos lados, desde qué estamos haciendo ahora, qué pensamos hacer después, cómo nos va a cada una y obvio: el trabajo.

Sabri y yo nos quejamos porque nuestros trabajos ya no dan para más y Caro porque mandó CVs a todos lados y de ninguno la llaman. No es joda, conseguir trabajo acá está cada vez más jodido, las empresas ya no toman empleados sino que tratan de sacárselos de encima, y si a eso le sumamos que siendo jóvenes tenemos poca experiencia ya está.

Si sos joven porque sos joven, si sos grande porque sos grande, la cuestión es que el trabajo que se consigue no es el trabajo que uno busca pero como no deja de ser “algo” uno acepta y, a veces, termina peor que si siguiese desempleado.

Con Sabri somos totalmente conscientes que nuestro peor “error” (si se lo puede llamar así) es haber agarrado un trabajo tan chicas en la carrera y no una pasantía. Ahora nuestro ritmo de vida nos impide resignar dinero, al contrario, siempre vendría bien ganar un poco más, por lo que dejar todo por una pasantía inestable en la que quizás estás haciendo un buen trabajo pero es muy probable que terminado el lapso te echen, no nos conviene.

Lo malo de las pasantías es justamente eso, que no te garantizan una estabilidad al final. Ese es el beneficio de una pasantía para el empleador, poder usar al pasante para hacer todo eso que sus empleados ya no quieren hacer, hacerlo sentir que está aprendiendo y después, cuando ya aprendió bastante, echarlo. No todos hacen lo mismo, cabe aclararlo, pero en su mayoría sí. No los culpo, la situación es tan jodida para nosotros como para las empresas, y es mucho más rentable rotar personal que contratar a uno fijo y mantenerlo.

De haber sido más viva habría agarrado otra pasantía antes que el trabajo que tengo ahora, no me hubieran pagado bien pero al menos habría adquirido más experiencia en mi rubro. En su momento me puso más que contenta haber conseguido trabajo, hoy mirando para atrás no sé qué tan beneficioso fue para mi carrera.

Sí, tengo experiencia, en atención al cliente y no en una consultora. Si sumamos eso a que las consultoras de por sí pagan poco, si me quiero cambiar hoy tendría que resignar casi la mitad de mi actual sueldo para empezar bien desde abajo en otro lugar. Lo haría si viviera con mis padres, como vivo sola ya no puedo.

El último año de carrera me di cuenta de que las RRPP no son lo que yo pensaba que eran, y su aplicación práctica deja mucho que desear en comparación a cómo se las aplica en otro lado. Hablando con mis amigas todas coincidimos en que para encontrar algo relacionado a lo nuestro tenemos que buscar como “marketing” y, explicame vos, ¿qué tienen que ver peras con naranjas?

Si ya desde el vamos las empresas confunden nuestra labor con otras carreras, qué podemos esperar de la forma en que aplican nuestro trabajo. Nosotras no estamos muy conformes con las alas que le dan a la carrera en los primeros años, con profesoras fanáticas de las RRPP que te dicen que son lo mejor del mundo y que te van a pagar fortuna, hubiera sido mejor tener a los profesores que te dicen la verdad de la carrera, cruel pero que te ayuda. El que tiene real vocación se queda, el que no se replantea su futuro y decide. Nosotras tuvimos que esperar hasta cuarto recién para que nos digan la posta y, cuando lo hicieron, al menos yo me quedé pensando “¿habré hecho bien en estudiar ésto?”.

En mi caso puedo decir que sí, porque la amplitud que me dan las RRPP no me la habría dado marketing, y como lo mío en realidad es el arte puedo estar tranquila de que de algo me va a servir mi título, pero la gente que no sabe qué otra cosa le gusta cómo hace… Complicado.

Pero esto no nos pasa sólo a nosotras, tengo amigos que estudiaron Turismo y es exactamente lo mismo. Parece que es algo general, y nos hace replantearnos cosas. El estado actual del país hace que muchos jóvenes queramos emigrar a buscar en otro lado el valor que el propio país no nos da, es triste pero es así.

Ninguna carrera te da trabajo seguro, ninguna carrera es la ideal y calculo que no todos están realmente convencidos de ser lo que el título les dirá que son, pero estaría bueno poder probar y descubrirlo por nosotros mismos, el problema es que ni probar se puede porque, repito: nadie te contrata.

Y la pregunta del millón en el reencuentro fue: “¿cómo hacen algunos que, siendo unos nabos, consiguen laburos muy copados?”. No, no quiero saber la respuesta fácil.

3 comentarios en “¡Desempleados al poder!

  1. luminarum dijo:

    Ay, como una futura Licenciada en Letras, me siento plenamente identificada con estas inquietudes. Es algo que me da vueltas en la cabeza permanentemente. Hay veces en que causa más angustia que otras, pero todo forma parte del camino de ir construyendo una respuesta, creo yo.

    Me imagino que la vida es tan compleja que cada vez existen menos cosas definitivas. Lo que uno intenta es buscar aquello que cree que quiere y ver si se acerca a la idea que uno tiene en la cabeza de su “felicidad”. Si pensamos que el trabajo es parte de algo más grande, aquello de “dedicarle la vida a algo”, no podemos pensar que se agota en un laburo circunstancias, en un título de jerarquía en una empresa o ni siquiera en un título universitario. Buscamos definirnos permanentemente, pero son los hechos y no las palabras las que terminan diciéndonos lo que somos.

    Como decís, Ayi, si hay vocación, uno se manda. Algunos la tienen más clara, otros la vamos buscando. Sabemos lo que nos gusta, pero todavía no la podemos abarcar en un nombre, y eso genera mucha incertidumbre.

    Mi consejo es ir con la mayor sinceridad posible hacia uno con lo que creemos que nos hará felices y apuntar a construir. Probar: me meto, pruebo, me va, no me va, me voy, pruebo otra cosa. NO resignarse jamás. Malo pero cómodo, NO.

    No sabría decirte si la pasantía hubiera sido mejor, hubiera sido diferente. Trabajar, sobre todo mientras uno estudia, es un sacrificio monumental. Y claro que te define. Pero también tiene sus aprendizajes ineludibles: manejar el dinero, saber lo que es levantarse temprano, tratar con jefes y compañeros… uno se va formando en varias áreas que aunque no te tomen un examen y te den un título, forman parte de lo que después será el futuro profesional en un área, sea la que sea.

    Combinar felicidad y trabajo creo que es a lo que apuntamos todos. Me parece una búsqueda súper meritoria, y la que vale la pena en definitiva. Todo lo demás, quedará en la conciencia de cada uno. La vida es una sola, cambiante y maravillosamente enmarañada. Los cambios grandes, los objetivos que valen la pena llevan esfuerzo, tiempo, sacrificio y perseverancia. Uno construye y *se* construye para atravesarla. Lo demás, en mi humilde opinión, es cartón pintado.

    Me gusta

    • algobonito dijo:

      Coincido totalmente, es parte de lo que hablamos el finde pasado. No hay nada ideal y el camino a lo que cada uno piensa que es lo “ideal” no siempre es el más corto o el más fácil, quizás eso sea lo lindo del resultado, que habiendo “sufrido” tanto se lo disfruta más. Tanto vos como yo tenemos en claro qué no queremos, ahora… qué queremos es imposible saberlo hasta probar qué onda.
      Es difícil esto de ser joven y tener toda una vida por delante, aunque más difícil sería ser viejo y darte cuenta de ésto con el reloj contando para atrás.
      ¡Bienvenida fiel lectora!

      Me gusta

  2. Jeremiasr dijo:

    “Nosotras no estamos muy conformes con las alas que le dan a la carrera en los primeros años, con profesoras fanáticas de las RRPP que te dicen que son lo mejor del mundo y que te van a pagar fortuna, hubiera sido mejor tener a los profesores que te dicen la verdad de la carrera, cruel pero que te ayuda. El que tiene real vocación se queda, el que no se replantea su futuro y decide..”

    En mi caso nos dijeron la verdad de entrada. Así cada uno sabe que el camino a transitar no sera fácil. Muchos se fueron, otros aun la seguimos remando.

    Sin embargo, como leí en el primer comentario, lo importante es “NO resignarse jamás”, si uno esta realmente convencido de que es lo que mas le gusta.

    Me viene a la mente este momento de “En busca de la felicidad” que me encanta http://bit.ly/XYJtOU.

    A no bajar los brazos Aya!😉

    Saludosss!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s