Y volver, volver, volver

Cascada de los Duentes

Cascada de los Duentes

La última vez que escribí fue desde El Bolsón y hoy escribo desde mi casa en Buenos Aires, muy loco cómo pasa el tiempo! Parece que fue ayer que estaba con la mochila para todos lados, sacando fotos, enamorada del agua transparente y de la calidad de la gente, pensando en lo lindo que debe ser vivir en un pueblo del sur y disfrutando a pleno de las vacaciones que tanto necesitaba.

El miércoles pasado volví a mi casa en Villa Constitución, ayer volví a trabajar, hoy vuelvo a escribir, en los 15 días pasados me desconecté de todo y de todos, los únicos que siguieron minuto a minuto mi aventura fueron Mati, Marie, Solci y Flor desde nuestro grupo en What’s App y, obviamente, mis papás. Ellos eran mi única conexión porque a Facebook no entré y en twitter estuve muy poco, decidí disfrutar plenamente y realmente no sentí la necesidad de “publicar” cada cosa que hacía.

Así me recibieron en casa, no pude no llorar

Así me recibieron en casa, no pude no llorar

La verdad es que la pasé estupendamente genial, fue una experiencia inolvidable, corta pero intensa, hice cosas que en mi vida me habría imaginado hacer (como andar en kayak o preparar una ensalada), me quedé con ganas de hacer otras que dejo para el próximo viaje (porque ponele la firma que vuelvo), conocí gente macanudísima y aprendí de cada uno de ellos algo, tuve como un mini intercambio cultural en Bariloche donde casi todos hablaban en inglés/francés, y me enamoré totalmente de los paisajes y los pueblitos del sur.

Ver para creer

Ver para creer

Los chicos del hostel en Lago Epuyen

Los chicos del hostel en Lago Epuyen

En Lago Puelo con otros chicos del hostel

En Lago Puelo con otros chicos del hostel

Con las chicas de Chile en Cerro Otto

Con las chicas de Chile en Cerro Otto

Con Estefi y Pablo en el Parque Municipal Llao Llao

Con Estefi y Pablo en el Parque Municipal Llao Llao

En Cascada de los Duendes con Lu y Dani

En Cascada de los Duendes con Lu y Dani

Obvio, por ser yo no podían faltar los tropezones, los sustos, las carcajadas…. Me compré varios lugares de la Patagonia, me recibí de Santa Pietra de la cantidad de piedras que se atravesaron en mi camino, fui una princesa india llamada Amancay y a raíz de eso hasta tuve mi propia telenovela con Gustavo Bermúdez! En fin, me pasaron tantas cosas que no se pueden resumir en un solo post, por eso voy a publicar fotos y experiencias en mi otro blog (que cuando esté en condiciones voy a linkear), por lo que te invito a volver y pispear. No sólo pondré fotos, sino que me traje todo lo que hice anotadito para poder recomendar cosas, excursiones, lugares para comprar, dónde pasear y demás.

"La Dama del Lago" próxima novela de Pol-ka

“La Dama del Lago” próxima novela de Pol-ka

Descubrí que puedo manejarme muy bien sola, porque no es lo mismo vivir sola en un lugar estable y al lado de la casa de mi hermano que estar en un lugar lejano y con sólo una mochila de acompañante; pude reflexionar sobre qué quiero hacer de mi vida ahora que ya me recibí, qué espero de mí más allá de lo que los otros piensan, caí en la cuenta de varias cosas y, sobretodo, me di cuenta de que haga lo que haga lo único que quiero es intentar ser feliz.

Aunque fueron sólo 10 días a mí sirvieron para abrir un poco más la mente, despejarme y aprender. Sinceramente te lo recomiendo, a lo largo del camino la única mochila que vas a cargar va a ser la de 60 lts. y no la de los problemas de la cotidianidad.

O hasta pronto

O hasta pronto

2 comentarios en “Y volver, volver, volver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s