Una semana, muchas cosas

Esta semana que ya se termina fue, en cierto modo, el cierre de una etapa muy importante. Suena trillado pero es así, terminar de cursar después de 4 años es una mezcla de liberación y melancolía, y haber visto recibirse a mis amigas fue muy fuerte, pensar que sólo me faltan 3 finales para eso y caer en la cuenta que ya falta nada.

El lunes en el trabajo me mandé una macana importante, una señora macana se podría decir, y estuve lunes y martes pensando en todas las cosas que me iba a decir mi jefa cuando me viera. Finalmente el miércoles me reuní con ella y no me dijo nada de lo que había imaginado, no me gritó ni me insultó, y de yapa terminamos hablando de Julio Bocca y de mi futura carrera artística, un golazo!

Pero el jueves fue EL día. Mis amigas Ari, Yan y Pauli se recibían, y fue la primera vez que le tiré huevos a alguien por haberse graduado y no por cumplir 15 años. Fue también muy especial porque en el caso de Pauli me pegó muy fuerte, ella hizo el curso de ingreso conmigo, hicimos casi los 4 años juntas, y verla ahí a punto de recibirse fue conmovedor.

Ari fue la primera, ella rindió Semiótica a la tarde y a eso de las 16 nos juntamos para tirarle huevos, harina, yogurt, preparados exóticos y demás en el patio externo de la facultad. Terminé con un poco de huevo en la ropa pero fue el comienzo de lo que después sería una batalla campal. La familia filmó todo, la emoción de los padres fue movilizante, y ella estaba más eufórica que nunca, LA felicidad!

A la tarde rendimos juntas Yan, Pauli y yo, porque Caro y Sabri rendían en el segundo turno. Las chicas estaban re nerviosas, Yan siempre tuvo una forma muy particular de afrontar los exámenes y Pauli estaba descolocada. A qué voy con ésto? A que Pauli siempre fue de los que piensan “y bueno, la guitarreo un poco y algo bueno saldrá”, pero el jueves estaba nerviosísima y cómo para no!

Entramos, nos dieron las hojas UADE de colores, después los exámenes y a pasar la hora y media más larga de la historia, escribiendo sin parar hasta que se levanta Yan. Y ahí salió mi yo maricona, empecé a lagrimear, se me vinieron a la mente todos los momentos que pasamos juntas, desde ese primer día en que nos conocimos en el aula 421 hasta cuando nos hicimos más amigas al pasarnos al turno noche, después me acordé de Pauli y de cómo hablaba en el curso de ingreso, del grupo enorme que se había armado, de cuando nos dimos vuelta nuestro primer día en la carrera y conocimos a Juli y Debi, de los cumpleaños, del nacimiento de nuestros sobrinos, de todo. Y en medio de eso no pude evitar lagrimear, por suerte ya había terminado mi examen y sólo tenía que revisarlo. Al mismo tiempo terminó Pauli y salimos.

En eso que nos estábamos levantando la profe le dice a Yan que había aprobado y ella pegó un grito y le dio un abrazo a Brauner (la profe) que quedó para la historia. La felicidad de Yan se potenció cuando salió la profe otra vez y la llevó a Pauli hasta el hall porque no quería que grite, le dijo que estaba aprobado y otro grito, otro abrazo, otros gritos nuestros de felicitaciones, y después a correr al baño. Las chicas se cambiaron y 15 minutos después salieron al patio, donde también habían egresados de otras carreras así que era como un gran pantano de mugre.

El olor del patio UADE es inolvidable, la cantidad de cosas que les tiraron a los chicos fue increíble, desde huevos y harina hasta confites, papel picado y serpentina. Nos divertimos tanto, yo terminé un poco manchada y con las manos llenas de grumo, pero la felicidad que sentíamos no se comparaba con nada. Y yo estaba feliz de verlas a ellas lograr eso que venimos soñando hace 4 años, ver reflejadas las noches sin dormir, los resúmenes, los “no sé nada”, los repasos antes de entrar a rendir, los mates en clase, los profes exóticos, todo eso en un instante.

La familia de Yan cuando me ve me empezó a decir “hola Aya la estrellaaa!!” y yo me tenté, es increíble cómo la gente te puede ubicar por esos apodos locos que nacen en un momento. Los amigos de Pauli que le tiraron huevos hasta el final, el manguerazo UADE con el que limpian a los enchastrados… digo a los egresados, todas las familias felices, mucha emoción en un lugar tan chico.

Inolvidable este jueve 20 de diciembre de 2012, un día antes del fin del mundo. Hago esta crónica para que ellas tampoco nunca se olviden de lo hermoso que fue ese momento.

Disfruten mis amigas licenciadas! =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s