Twitter y yo, una historia de amor

@ayigrarosi_115

Mi historia con Twitter puede ser comparada con esos romances de novela en donde al principio la protagonista no le da mucha bola al sujeto hasta que por alguna extraña razón él hace algo en su beneficio y plaff, surge el amor.

Creé mi cuenta el 22 de enero de 2010, hace más de 2 años, porque estaba por empezar a trabajar en un lugar donde el social media es muy importante y saber manejar las distintas plataformas era fundamental, así que me creé una cuenta y comencé a explorar sin encontrarle mucha utilidad al pajarito azul.

Los pocos que lo utilizaban en esa época me decían que era útil sólo si tenes un smartphone, sino es medio aburrido porque en escritorio no es lo mismo; buscando en blogs y foros el resultado era el mismo, así que me limité a usarlo para el trabajo y de vez en cuando ir sumando gente a mi lista de seguidos, porque al principio creo que si tenía 5 seguidores era demasiado.

El año pasado a fines de marzo me regalaron mi amado BB y con él descubrí un mundo nuevo. Comencé a alejarme paulatinamente de Facebook para acercarme poco a poco al Twitter, me hice “socialmente activa” y desde ese momento no paré. Comencé a sumar  medios de comunicación, artistas, gente con la que de otra forma no podría comunicarme ni saber qué piensan o sienten, y así empecé a conocer a otras personas, juntar seguidores y twittear hasta el cansancio.

En momentos de aburrimiento Twitter ha sido mi gran salvador, cuando algo me indigna Twitter ha sido mi lugar de descarga, un psicólogo en donde gente anónima se identifica con uno y si le gusta lo que escribiste te da RT o te marca el twitt como favorito. La gente que no entiende la mecánica piensa que Twitter es igual a Facebook y que un favorito es un “Me gusta” cuando en realidad si realmente te gusta yo considero mejor dar RT porque favorito no lo ve nadie, ni siquiera yo.

Hoy en día tengo 18.708 twitts, entre ellos producciones mías y RTs. Tengo 265 seguidores y sigo a 340, escribo siempre que tengo algo para decir y a veces sólo me dedico a leer twitts. Desde que estoy en esta plataforma ya no leo los diarios ni miro la tv, todo lo que me interesa me llega como titular a la cuenta y si me interesa lo leo. Sé que en cierto punto está mal, pero con la saturación de información con la que vivimos me parece que seleccionar lo que nos interesa es bastante liberador.

Así que bueno, cual caballero galante Twitter me fue conquistando poco a poco hasta ganarse mi amor incondicional, y son muchas las veces en las que prefiero quedarme en la comodidad de los 140 caracteres y no con la pomposidad de Facebook. En Twitter soy más yo misma, si bien no tengo la cuenta bloqueada no me gustaría que me siga gente de mi familia, me limitaría. Me gusta poder decidir a quién seguir y me molesta demasiado cuando me dicen “ay por qué no me seguís?” como obligando a que haga algo que si hasta ahora no hice es porque claramente no quiero.

La verdad es que coincido con la teoría de que sin un celular que te permita acceder a la plataforma es muy difícil que le encuentres utilidad, por lo que comprendo cuando la gente me dice que no entiende cómo puede gustarme tanto escribir tan poco y todo el tiempo. Hay que aprender a amigarse con el Twitter, porque al entenderlo lo vas a querer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s