Intolerante, ¿yo?

La verdad es que no sé si es porque estoy a mil, porque tengo la cabeza en millones de lugares menos acá, o realmente se me están agotando las grandes reservas de paciencia, pero la gente cada vez me pone de más mal humor con preguntas que bien podrían ser evitadas.

Reconozco que esta época del año, en particular este año, es el declive de toda buena onda que pudo haber empezado en enero, por lo que las fuerzas se acaban, la paciencia se va y todo lo que una antes soportaba de buena gana ahora resulta espantosamente molesto. También debe ser que hace ya un tiempo que hago lo mismo y como todo, llega un punto en que se torna un poco aburrido.

Los pedidos de indicaciones de la gente son fuera de serie, por ejemplo:

  • Con la reserva en mano te dicen “¿dónde embarco?” y ni tienen hecho el check-in (encima hay una frase en la reserva que dice “no válido para viajar” que no leen)
  • Vienen del sector B y preguntan “¿dónde queda el sector B?”
  • Vienen del sector B y preguntan “onde fica tax free?” cuando el cartel es grande y se ve bien claro desde el pasillo, lo miran y siguen preguntando (!)
  • Están al lado del baño pero le dan la espalda, en vez de girar viendo dónde puede haber un baño, te ven y te preguntan “¿dónde está el baño?”
  • Típico de brasileños que te dicen “um voo para Brasil, check-in, internacional” todo eso gritando y sin decirte con qué compañía viajan, imposibles!
  • Personas que vienen entrando al aeropuerto por el sector A, tuvieron de frente los carteles que decían AEROLÍNEAS ARGENTINAS y aún así caminan hasta el stand y te preguntan “¿Aerolíneas está para allá?” señalando al sector B, o sea… dale!
  • Tenés también a los que, luego de darles una indicación, te discuten sobre lo que les indicaste (!!!). ¿Quién sabe más? ¿Quién trabaja acá? ¿A quién le estás preguntando? Entonces, no me discuta!
  • Y están los que te hacen reclamos al pedo, que está bien que se quejen de lo que se quejan, pero si les decimos que “no regulamos a las compañías” entiendan que no podemos hacer nada y vayan a quejarse con quien corresponde.
  • Al teléfono tenemos: la vieja sorda, el tipo gritón, la minitah, el reiterativo, la problemática, el que te usa de psicóloga y te cuenta su vida, la trágica, el que dice tu nombre como el traste, el que se sabe el n° de vuelo y te da mil vueltas al pedo, y muy raras veces hay un simpático.
  • También, y por último, tenes el que viene y pregunta “¿arribos internacionales para viajar a Brasil?” sin pensar lo que significa lo que está preguntando. O sea, arribo pero salida, WTF!?

En otras circunstancias no soy tan intolerante, y si bien me quejo porque eso ya forma parte de mi naturaleza, la intensidad es distinta y es más lo que me río que lo que me molesta. Ahora, pudiendo estar en otro lado haciendo otra cosa que necesito más, estoy acá aguantando toda esta sarta de estupideces de gente que no se detiene 1 minuto a pensar antes de hablar, a mirar antes de preguntar, a ser independiente y tratar de razonar por sus propios medios. Entiendo si nunca viajaste, pero hay gente que ya sabe las cosas y aún así pregunta. Como diría Iudica: DAALEEEEEEE!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s