Un amigo es una luz…

¡MUY FELIZ DÍA DEL AMIGO!

Otro más lejos de mis amigas del alma, el 4to para ser más precisos, y la distancia es fatal aunque el corazón siempre está con ellas. Lo más triste es que a pesar de tener muy buenos amigos acá, rindo la semana que viene y estoy tan hasta las manos que dudo que pueda hacer mucha fiesta de celebración.

En estos cuatro años hice muy buenos amigos acá en Buenos Aires, tanto la universidad como el trabajo me dieron la oportunidad de conocer gente maravillosa de la que aprendo cada día y quienes ofician de mi familia electiva en esta ciudad. Pero siempre, siempre me van a faltar ellas, las locas de mis amigas de VC, las que me vieron crecer y que me conocen hasta la médula, las que me esperan con los brazos abiertos siempre que voy, las que aunque ahora no están acá siempre van a estar presentes.

Mis amigos “porteños” conocen otra etapa de mi vida, no digo que conocen otra faceta mía porque sigo siendo exactamente igual que hace 5 años, sólo que un poco más madura (?) y un poco más vieja. Me conocen con otro tipo de problemas, con una forma de pensar un poco más desarrollada, aunque la locura no se reduce sino que se potencia conforme pasan los años. Sigo molestando por las mañanas con mis canciones, sigo haciendo chistes malos y me sigo riendo de ellos, sigo haciendo payasadas, y es que como dice la Chiqui Legrand “el público se renueva”.

Amigos… qué hermoso que es poder contar con ellos. Aprender a quererlos, a mimarlos, a respetarlos, a aconsejarlos, a apoyarlos, a enojarse con ellos y amigarse después, a pelear y a reconciliarse, a ir de joda en joda, a compartir alegrías y tristezas, a soportar desplantes, a celarlos,  a angustiarse y seguir adelante después. Comparto tanto con mis amigos que ya son más que eso, son mi familia. Cuando tenés a tu familia lejos el mejor refugio son ellos: tus amigos.

Me pongo melancólica este día porque hasta el último año de la secundaria era pura joda: al mediodía festejábamos el cumple de mi papá y después había fiesta con los chicos, pero desde que me mudé tuve que aprender a partirme en distintos pedazos: papá, mis amigas de la facu, mis amigos de comedia, mis amigas de VC, mis amigos musicaleros, y parezco Roberto Carlos con el millón de amigos. El año pasado se sumaron los chicos del trabajo, que encima ya no están y se fueron renovando, así que imagínense el caos que es mi vida un día como hoy cuando hasta mis amigos del trabajo se subdividieron!

La vida me ha ayudado a diferenciar lo que es un amigo de un compañero y todavía tengo mucho que aprender. Un amigo es, como bien dicen, la familia que uno elije, y estoy tan orgullosa de la familia que elegí. Si bien extraño (y mucho) a mis amigas de Villa, los amigos que hice acá son fantásticos y tan comprensivos, en el trabajo hice tan buenos amigos que creo que son uno de los motivos más fuertes que me atan a no irme hasta fin de año.

Cuando pienso en todos mis proyectos y pido ayuda, mis amigos siempre me aconsejan y me recomiendan lo mejor. Siempre les voy a dar las gracias a todos por soportarme, por bancarme, por estar ahí. Son un gran apoyo y son la columna vertebral de mi vida acá en esta ciudad. Espero poder ser siempre igual para que siempre me quieran, y espero que ellos nunca me dejen porque yo nunca los dejaré. Amo a mis amigos, amo tenerlos, amo ser tan dichosa de contar con gente como ellos. No los nombro porque no vale la pena, cada uno sabe de quién hablo.

GRACIAS…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s