Cada tanto parezco loca

En realidad cada tanto no, suele ser bastante frecuente que la gente me diga “ay Aya, estás loca” y me resulta tan halagador. Porque si estuviera demasiado cuerda creo que no me divertiría tanto, no sería el bufón de la gente y no la pasaría tan bien.

A ver, convengamos que no todos los días soy el alma de la fiesta porque también tengo problemas, a mayor o menor escala y con un nivel distinto de importancia, pero ahí están. Lo que pasa es que aprendí a tomarme todo con soda, a no darme tanta manija con el panorama adverso, a pensar en positivo aunque crea que no hay chance de que salga todo bien.

Pero no siempre soy la positividad ambulante, y últimamente me cuestabastante no darme manija con todas las cosas que no salen tal y como las quiero, pero son momentos, no estoy todo el tiempo diciendo “uy no puedo” o cosas así.

Me molesta, por ejemplo, que a veces al llegar temprano al aeropuerto saludo con toda la mejor onda para arrancar bien la mañana y me responden con cara de traste o monosilábicamente. Y digo, así como vos te tuviste que levantar a las 4 am para estar acá, yo también, y trato de ponerle sasón a la mañana porque sino nos morimos del embole todos, entonces… QUÉ TE CUESTA SALUDAR COMO CORRESPONDE?? Aunque sea mentime y caretea tu buena onda, no sé, creo que si uno encara desde temprano bien el día, las cosas se van dando bien después.

Ojo, todos tenemos días malos, estamos con más o menos sueño, o somos invadidos por la fiaca y demás, pero una sonrisa y un “buen día” es esencial para seguir la mañana a pleno. Y no pasa sólo en el aeropuerto, que de última es más entendible porque a las 6 am nadie tiene ganas de nada, pero en la calle al mediodía es imperdonable la falta de simpatía de la gente.

Si uno fuera mala onda y ni se dignara en saludar bueeeeno, pero yo siempre saludo a todos y a veces me quedo pagando por intentar ser un poco más amable. En esos momentos me dan ganas de decirles “¿sabes qué? ojalá que nadie te vuelva a saludar, por mal educado”, pero después pienso “¿para qué enojarte con alguien así?”.

Ayer tenía que rendir un final de ética del que mejor ni hablemos cómo me fue, y estuve con un buen humor tan abrumador que ni me importó el resultado del examen, era consciente de que tengo otra oportunidad por lo que estaba totalmente relajada. Rendí el examen con la canción “Falsas promesas” pegada en la mente, salí de rendir con un buen humor tremendo, no podía dejar de cantar, en un momento tipo 20 pensé que me iba a quedar dormida en el subte, traté de adelantar todo lo que tenía que hacer y a las 22 ya estaba felizmente acostada.

Encaré de tan buen humor la situación que no me importó nada, la gente que me rodeaba me miraba con cara de WTF, pero yo iba feliz por la vida cantando “when your mind’s made up” y “falsas promesaaaaas”, una combinación un tanto exótica para todo buen fan de los musicales. Por un lado un Tony Award y por el otro la bailanta en estado puro.

Encima a la tarde con mis amigas de la facultad estuvimos a pleno con el “de cabeeeza a la final” y “daaaale”, estuve tentadísima. Previo a imaginarnos en AEP si se hicieran audios del estilo “su atención por favor la Sra.  Susana Oria presentarse a embarcar en puerta 12”, hacía mucho que no me tentaba tanto en el stand.

Si parece que estoy loca no se preocupen, lo estoy. Un poco de locura para ver la vida tecnicolor está bueno, y relax que no consumo nada raro, soy así por naturaleza, mi estupefaciente es el aire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s