Pequeñas decepciones

Es un título un poco trágico para lo que en realidad significa, así que sepan disculpar mi falta de creatividad para los titulares.

El fin de semana pasado fue raro, el viernes debería haber rendido una materia para la que por falta de tiempo no pude estudiar así que no me presenté. Tuvimos una pequeña salida con unas amigas y otros compañeros de trabajo, pero para medianoche ya estaba en casa. Me desperté a la madrugada llorando, había tenido un sueño bastante feucho, y cuando me tranquilicé volví a dormir pero con una sensación extraña.

Cuando me desperté seguía sintiendo esa sensación fea, y es que el sueño fue digno de ser olvidado, pero nunca me pasó de quedarme todo el día sugestionada por un mal sueño. Por la tarde me junté a tomar algo con una amiga que hacía mucho que no veía, después a la noche nos juntamos con otro amigo, y así más o menos reflotó mi sábado.

El domingo trabajé de noche así que pude aprovechar el día, nos juntamos con otras amigas que también hacía un tiempito que no veía y charlamos un montón, creo que necesitaba esa dósis de descarga emocional con amigos, y la tarde de domingo fue muy amena, aunque todo concluye al fin y por la noche estuve en aeroparque.

Llegué sabiendo que me iba a ir tarde, me tuve que quedar hasta las 4 am porque las demoras se complicaron, estuvo más tranquilo que a la mañana pero igual terminé cansadísima. Se me pasó rápido el finde, volver a dormir después de haber soñado algo tan desastrozo fue duro, pero finalmente no la pasé tan mal.

La consecuencia de mi sueño fue terminar en una librería comprando un libro sobre cómo desparramar amor y sentirse invadido por el amor incondicional. No es un libro romántico sino de apoyo emocional, una de esas cosas que yo detesto pero que por alguna razón decidí comprar.

Creo que debería dejar de maquinar un poco, a veces pienso demasiado las cosas y trato de buscarle un significado a todo, cuando en realidad lo que pasa es lo que es y no tiene un porqué lógico para entenderlo. Debería dejar de imaginar posibles escenarios (muy RR.PP. esto) para concentrarme en el estado actual de la empresa, y debería dejar de programar tanto la visión para concentrarme a pleno en la misión.

Cuando pienso demasiado las cosas siempre resulta mal, y aunque está bueno recibir noticias positivas que alegran y cambian el paradigma actual con el que me estoy manejando, debo decir que la sorpresa en sí sería mucho mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s