La decisión más difícil

No, no me refiero a la película de la chica que tiene cáncer (por cierto, muy buena peli, aunque tristísima), sino a otras cosas que en realidad son pavadas, pero el título pegaba y hay que buscarle lectores al blog.

“El 2012 es nuestro año” me dijo una amiga cuando nos despedimos el año pasado, y no sé por qué pero su afirmación me dejó pensando en ¿por qué no?, ¿por qué no habría de ser éste nuestro año teniendo tantas cosas positivas por  hacer?

Aunque bueno, no sé si tantas pero una es básica: terminar la carrera. Si todo sale bien durante el año, calculo que en diciembre estaré rindiendo mi último final, cuanto mucho extiendo el plazo hasta febrero 2013, no más.

Este es un año lleno de decisiones, en el que no sólo tengo que empezar a modelar qué va a ser de mí en 2013, sino ver qué va a ser de mí en el plano personal. Teniendo en cuenta que el novio está ausente, o sea, no está (quiero creer que se entiende) hay que ver qué pasa en este plano.

Sin forzar nada y sin obligar a nadie a nada, mi decisión en el plano afectivo es decir “basta de gays en mi vida”. Yo se que mis amigas van a decir “¡por fin Aya!” pero saben que ese “detalle” no depende de mí, y bueno… si la perfección viene por ese lado es imposible evitarlo, pero he dicho BASTA.

Ojo, acá quiero aclarar algo, adoro a los gays y no tengo nada personal en contra de ellos, sólo que quiero mucho a mis amigos y detesto que me gusten los que raramente gusten en algún momento de mí, porque claro, les gustan los hombres. Trabalenguas, lo sé, pero el “donde pongo el ojo lo pongo en un bala” se tiene que ter-mi-nar.

No podemos seguir así, esta relación simbiótica entre mis ojos y HombreQueGustaDeOtroHombre debe tener fin. Por mí, por la salud mental de mis amigas que cada vez que conozco un chico lo primero que me preguntan es si es gay o no, y por el futuro de mis hijos. O sea, ¿cómo se supone que voy a formar una familia en un futuro si no hay hombre disponible?

Tengo un cierto imán para captar este tipo dentro de la especie. En realidad no para captar, sino para pseudo enamorarme de ellos. Y es que vamos, seamos realistas, el héroe romántico de antaño hoy se disfraza de protagonista de telenovela mexicana, pero en la vida real es un claro exponente gay. Y yo, buena lectora de novelas en busca de un Darcy, me fijo en el prototipo de hombre que cumple con esas características, mas no con la más importante.

Inteligente, sensible, divertido, gracioso pero no vulgar, dulce pero no goma, pendiente de los detalles, respetuoso y culto. Es demasiado perdir, es como bajar a Edward Cullen o a Darcy de una nube y traerlos para que sean mi novio, no da. Estaría buenísimo y sería muy feliz, pero no da.

No todas somos María Desamparada que tiene la suerte de que el chico lindo y rico se enamora de ella y hace hasta lo inhumano para que terminen juntos. En mi caso soy una piba común que va a la universidad y trabaja en un aeropuerto, que se cruza con cualquier cantidad de hombres pero todos pateando para el otro arco, y que ya sería un milagro que un chabón se enamore de mí como para pedir que encima sea rico. Aunque lo último es un detalle menor que si viene en el combo bien, pero sino con que trabaje es suficiente, mantener vagos no.

Así que así estamos, para todas mis amigas que lean esto, quiero decirles que si en un año la situación no cambia me voy a meter en el convento de las Carmelitas Descalzas, y termino de RRPP del Vaticano.  

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s