Aeropuerto 79 sin Alain Delon

Qué loco, no? Se suponía que éste era mi diario y resultó que de pronto se hizo demasiado público, tanto que hasta mi madre leía mis post, y hasta cierto punto no me molesta, pero no me deja hablar con libertad, por ende esto sólo será publicado en twitter, medio que es demasiado complicado para su uso, por lo que estoy fuera de peligro. Igual no es nada del otro mundo, simplemente que no me gusta que se enteren de mis cosas si no se las cuento yo, no ellos al menos.

Hacía mucho que no escribía y ya estaba extrañando, la necesidad de escribir se hace notar. Hoy fue un día de trabajo bastante particular, llegó un punto en el que casi surgen instintos asesinos para con la supervisora, me cancelaron todos los vips de la mañana, por suerte los compañeros de turno una masa, como siempre. Hay que fijarse en los detalles, clave del día. Ah, y conocí a Valeria Mazza!!! Una divina, y encima es hermosa!

Pero tuvo sus cosas positivas, como el hecho de que fue la primera vez que hice de capacitadora de alguien, toda una emoción. Espero que Pame haya entendido bien lo que le intenté explicar. El vending es mucho ruido y pocas nueces, hay comida pero no se puede sacar, “qué plato!” diría Maca. Siempre nos queda el café, aunque si sigo así voy a terminar más marrón pero de tanto capuccino. Volvió uno de los choferes que andaba de vacaciones (suerte la suya), se fue otro, el aeropuerto es una joda! Y yo sigo rezando por tener franco en Semana Santa.

Post muy laboral por lo que veo, y hablando de cosas del trabajo voy a cerrar con broche de oro, la estupidez del día. No va que llego a mi dpto y ni bien dejo las cosas en la cama suena el teléfono, atendí cuando en realidad no iba a hacerlo y menos mal, me llamaban para ver si yo tenía la tarjeta de la manga. Como una huevona me la traje junto con la credencial, por ende tuve que volver a AEP a devolverla. Taxi, AEP, 45, casa. Qué bronca! Por boluda me pasan esas cosas, qué gila. En fin, ahora ya está… pero me tengo que comer los 30 mangos que perdí.

Y después el día normal, siguiendo la rutina para variar. Hoy a la mañana va a venir Maca a desayunar (tipo 11, 11.30… linda hora, no?) y después a la Alliance.

Tengo fiaca, tengo muuuucha fiaca. Hoy pasó la cosa más ridícula que escuché en mi vida: premio a Chávez por la libertad de expresión, JA! Pensé que era chiste, pero no eh, fue posta. Como leí por ahí: después se viene el Nobel de la Paz para Hitler y a mí la beca Fullbright a las mentes brillates, chupate esa mandarina! No cabe duda, estamos todos locos, o como diría Gardel: “el mundo fue y será una porquería”. Menos mal que eran universitarios, si así califican ellos la libertad de expresión no me quiero imaginar lo que deben pensar de nuestros medios. Vergüenza, eso me da, indignación también, en realidad una mezcla de todo un poco. Que otro premio ridículo se viene? No lo sé, pero esto es una joda!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s