VOGUE

Hoy después de mucho tiempo volví a comprarme una revista Vogue. Hacía días que estaba necesitando una dósis de moda, y qué mejor que la revista bien llamada “la biblia de la moda” para poder proporcionarme un poco de lo mejor de latinoamérica en materia de diseño.

Pero al rato de comprarla empezaron a surgir diversos pensamientos, como por ejemplo la binomia en la que manejo mi vida: por un lado relaciones públicas, por el otro comedia musical; por un lado gusto por la moda, por el otro gusto por lo bohemio apelando a la comodidad; y así con todo. Soy la persona más indecisa del mundo, y se debe a las dos caras de mi moneda, o como diríamos en actuación: mis subpersonalidades.

Y además de reflexionar acerca de mí, también lo hice sobre el mundo de la moda. La revista Vogue es emblemática no sólo por su exquisito contenido, sino también por su editora general de la versión estadounidense: la Sra. Anna Wintour, mujer respetada si las hay. Ella dispone las colecciones de casi todos los diseñadores reconocidos, de su aprobación depende el éxito de muchas firmas, y sobre todo, de que aparezcan en su revista. La edición de Septiembre es la más importante, la que todo el mundo de la moda espera con ansias, y la que hace sufrir a más de uno en la redacción por la necesidad de hacerla perfecta.

El mundo de la moda tiene muchos misterios, es díficil de acceder, pero lo es más poder permanecer. Como quien dice por ahí “es un nido de serpientes”, la competencia es durísima. Hay que tener carácter de oro, resistencia máxima, y sobre todo mucha paciencia. Y a pesar de todo me encantaría poder insertarme.

Creo que la moda es una obra de arte hecha por personas que no sólo imponen un estilo, sino que plasman en telas sus ideas de una forma muchas veces sublime. Obvio, diseñadora no creo poder ser porque soy malísima dibujando y cosiendo, pero sí producción de modas, o relacionista pública de alguna firma. Es un mundo que de tan complicado ya resulta interesante, y nada mejor que un reto importante para guiar parte de mi vida.

Claramente no es lo único que quiero hacer, pero quizás de más grande podría ponerme a pensar algún emprendimiento por el estilo. Mientras, voy a seguir leyendo mi Vogue de Octubre soñando con algún día formar parte de ese nido extraño y apasionante.

2 comentarios en “VOGUE

    • algobonito dijo:

      Jajajaja! Modelo? No! No estaría gastando plata en una licenciatura, además no me da el cuerpo esquelético que necesitan😄 Aunque cuando era más chica estudié un par de meses en una escuela de modelos, pero era más que nada para mejorar la postura..
      Tranca, el modelaje no es lo mío😄

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s