Reflexiones en primavera

Mi día hoy no es como el de la mayoría de los chicos de mi edad, mi día no está siendo disfrutado al aire libre en un picnic llenos de sol y gente por todos lados. Mi día es estar estudiando francés porque rindo el viernes, y es estar haciendo tarea de MIC porque tengo que entregar un trabajo antes de las 8 pm.

En síntesis, mi día 21 de septiembre de 2010 es lo más aburrido y normal que podría llegar a ser, teniendo que estudiar por la mañana y trabajar por la tarde. Bueno, a lo que yo llamo trabajo que es tener 2 horas de beca en el estudio. Y después clases, ballet, coro y TTM.

El día de la primavera del año pasado creo que fue bastante similar, a la mañana no tuve clases pero rendía en esos días así que no pude salir, y tuve que ir al estudio a la tarde.

Me gustaría mucho estar de joda con mis amigas en Rosario, salir y disfrutar de la noche, pero en vez de eso estoy escribiendo en mi notebook una buena cantidad de post a ser publicados hoy. Y es que no me gusta escribir y no mandarlos porque sino después me olvido.

Ahora en la tele pasan El Chavo, y yo obviamente lo miro. Pero en silencio porque al mismo tiempo estoy escuchando Bee Gees cantando “How deep is your love”, así que después me voy a suicidar con una Macuca.

El último día de la primavera que lo pasé como realmente se debe fue en 2008, mientras estaba en 5to de la secundaria. Fuimos con todos mis compañeros al camping de la Rivera a festejar, previa salida a la noche, traficando bebidas y comida porque no dejaban entrar y nosotros teníamos buenos bebedores en el curso. Fue fantástico, algunos terminaron bastante mal, pero de mis compañeros la verdad es que la mayoría nos acordamos de todo, yo no tomo así que pueda relatar muchas verdades. Pero qué manera de joder y reírnos, la pasamos tan bien que es uno de los mejores recuerdos que tengo de mi último año en la escuela.

Hace ya dos años que mi día de la primavera es igual que cualquier día del año, con la diferencia de que no curso, pero igual tengo que estudiar. Hace dos años que detesto el día de la primavera, porque al no poder disfrutarlo se me hace de lo peor tener que ver cómo otros la pasan bomba y yo no puedo.

Creo que se ha vuelto tan odiado para mí como el 14 de febrero. Y creo que ya todos sabrán por qué detesto tanto ese día, es un calvario ver a todos de la mano y con mis amigas disfrutar de 2×1 entre nosotras. Pero bueno, de eso ya hablé y no quiero ser densa. El tema es que son esos días que preferirías que fueran borrados del calendario, que la gente se olvide, que no lo promocionen por todos lados, que llueva mucho así si uno no puede disfrutarlo que los demás tampoco, o de lo contrario, que no existan los parciales justo en la fecha y uno pueda salir a joder tranquilo, sin culpas. Porque bien podría haber salido hoy, pero la culpa mañana me va a matar, y el jueves a la noche antes de rendir ni les cuento.

Hoy es un día en el que de corazón quisiera que exista una máquina del tiempo que me transporte hacia aquel último gran día de la primavera con mis amigos en Villa Constitución, tener 17 otra vez y dedicar mi vida sólo a disfrutar, porque para estudiar “ya va a llegar la facultad”. Y llegó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s