Menos mal que sos periodista

Lo sé perfectamente, yo no soy la mejor escritora del mundo, pero sí una muy buena. Obvio, acá escribo bastante a la ligera, pero cuando lo hago posta hasta me siento orgullosa de mí. Y creo que es una de las mejores cualidades que como futura Relacionista Pública debo tener.

Todo éste preambulo surge porque si hay algo que me molesta (y mucho) es cuando la gente escribe mal, principalmente si es periodista y su relato llega a miles de personas. Personas que luego copiarán esa forma de redactar que está mal, pero que se justifican diciendo que “si lo hizo un periodista debe estar bien escrito”. Bueno, yo digo que NO siempre es así, lamentablemente.

Hay cosas que se perdonan porque nadie es perfecto y somos todos seres humanos que nos podemos equivocar, pero si tenés que mandar algo a un medio mínimo leelo antes de apretar “enviar”, porque hasta la persona más bruta se da cuenta que la expresión que usaste es burda y poco inteligente.

Y no siempre pasa por errores de ortografía o expresiones gramaticales incorrectamente utilizadas, porque son cosas que de última pueden prestarse a confusión y ninguno es la RAE. El tema que más me indigna es cuando un periodista tiene que hacer alución a una persona y escribe mal su nombre, o directamente se equivoca y manda cualquiera.

Mi pregunta es: ¿tanto les cuesta averiguar un poco? Con googlear es suficiente, no hace falta ir a la Biblioteca Nacional para ver si el nombre del artista/político/whatever es ese que usted piensa. Si es un nombre internacional y nadie tuvo el agrado de corregírselo, búsque! Con internet ahora todo es mucho más fácil, antes si no figuraba en el boiler plate de un comunicado estaban al horno y era más perdonable, pero ahora ya es indignante que comentan ese error.

Puedo perdonar mil cosas, desde el hecho de que parece que nadie sabe que cuando se usan palabras en otro idioma se las pone en cursiva, o que en internet cuando se usan mayúsculas quiere decir que estás gritando, o que haya gente que hace uso excesivo de los signos de exclamación, e incluso el mal uso de la fórmula “de que”, entre otras cosas. Pero el nombre de alguien es su identidad, y si la persona que lo va a transmitir a una masa de gente que probablemente ignore cómo es en realidad lo hace mal, terminamos sin saber nada. Por eso es recomendable siempre hacer un mínimo esfuerzo para no cometer errores. Y lo dice alguien cuyo nombre es Ayalén, no Ayelén.

Estoy haciendo alución a éste artículo, en el que la periodista Laura Ubfal no sólo metió la pata con un nombre, sino también hizo repeticiones y mal uso de mi querida gramática española. Entiendo que quizás tuvo que escribir el artículo muy rápido, pero es obligación pegarle una leída a una producción propia antes de lanzarla así como así a la red. Y ojo, no critíco su trabajo, porque después de todo su crítica me gustó, pero hizo que salte a la luz ese sentimiendo de indignación que me corroe cada vez que alguien con un título universitario se permite escribir de semejante manera.

En fin, tenía que expresarme, porque de verdad me dio mucha bronca.

3 comentarios en “Menos mal que sos periodista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s