Quiero viajar!

Hoy estuve leyendo unos blogs de gente que vive en NYC, y todo por culpa de Milton que posteó un poco de su experiencia en dicha ciudad a través de su ya mencionado blog www.quelapaseslindo.com.ar . Digo por su culpa porque ya había dejado un poco de lado mi eterna obsesión por viajar a NYC, pero siempre hay alguien que me rompe el corazón contándome cosas que viviré el día que me gradúe. Creo que por eso estudio tan fervientemente (?), para tener el título y que mis padres me regalen el viaje de mi vida.

A veces pienso que el día que pise la Gran Manzana me voy a paralizar, no voy a saber a cuál de todos los lugares copados ir, me voy a abatatar y van a tener que pegarme un cachetazo para que reaccione y disfrute. Otras veces me imagino llorando como una tarada al cumplir otro sueño (uno que viene de años), y otras me imagino cantando por las calles canciones de Bee Gees y de todos esos musicales que me vuelan la cabeza desde que tengo uso de razón musical.

Creo que una persona que va a NYC y no ve aunque sea un musical o no sabe adónde fue y nadie le dijo que los mejores musicales están justo ahí, o es un tonto que no se da cuenta de que hay gente que moriría por estar en su lugar y que no ver un musical en NYC es como ir a París y no visitar la torre Eiffel. Yo creo que hay de los dos tipos, al primero se lo perdono, al segundo lo sentencio a muerte. Bueno, no tanto, pero algo por el estilo.

Estando acá en Argentina puedo recomendar muy buenos shows porque investigo bastante, y creo que hasta ahora nadie se ha quejado de mis consejos. Si alguien viaja a la ciudad de mis sueños y yo lo conozco, es fija que le voy a decir que vaya a ver al menos un musical. Y si esa persona que viaja es amigacho, seguro que le voy a dar el musical que encaje justo con sus gustos para que realmente vea algo que pueda disfrutar. Posta, hasta ahora no me equivoqué y vuelven todos encantados. Es simple, pídanme el musical correcto y yo le digo, pero no dejen la ciudad sin ver al menos uno. Yo me gastaría todos los dólares viendo musicales, pero soy fanática desde chica, si no lo hago hasta mi familia me come viva.

Son cosas que yo no entiendo, porque si yo llego mañana de Londres todos me van a decir “¿te subiste al London Eye?” y si les respondo que no me van a querer matar. Bueno, en NYC pasa exactamente lo mismo con los musicales, son la insignia artística de la ciudad, y hasta el más inculto debería aprovecharlo. Hay de todo, comercial para impresionar a turistas que no tienen ni idea, o cosas más profundas y quizás más austeras que artísticamente valen más que mil Mac Books.

Pero la cosa es que volví a entablar una relación amorosa con la Gran Manzana, caí en la tentación y mordí un poco de sus encantos, y ahora volví a la vieja idea de vender todo (menos mi cuerpo, porque sería lo mismo que nada) con tal de viajar.

Por eso voy a dejar un anuncio parroquial: si alguien está próximo a viajar al paraíso y no tiene con quién ir, avísenme con un tiempo de anticipación así saco la visa, pero obvio, pagame el pasaje amigacho porque yo no tengo un mango, todo lo mío se lo lleva la UADE. Soy piola, simpática, sé inglés y me manejo de forma independiente, no sería un estorbo, lo único que quiero es conocer.

Una vez pasada la súplica por un pasaje con millas (para que amigacho no tenga que pagar tanto, obvio), paso a contar lo que leí.

Encontré varios blogs copados, de argentinos y argentinas (perdón, pero tenía que hacerlo XD) que están trabajando/estudiando/boludeando en NYC, acá no tengo los links, en el próximo post los publico así quedan. Cada uno cuenta su experiencia en la ciudad desde perspectivas diferentes, porque claro, son distintas personas haciendo distintas cosas en una ciudad que si bien es la misma varía según el barrio. Pero aunque todos tengas cosas distintas para contar, todos están encantados con la ciudad, se sienten maravillados con cosas que el residente ni se entera, pero que para el de afuera que vive comparando son como de otro mundo.

Y pasa más o menos como cuando uno se muda de una ciudad chiquita a una ciudad grande. Hay más cosas para ver, más lugares para sorprenderse, hay turistas de todo el mundo, hay Burger King y McDonals (en VC no hay, así que vivir rodeada por estos locales no es sano para mí), hay Starbucks, hay demasiada gente, hay más “tecnología”, hay subtes y trenes, colectivos locales y taxis amarillos y negros. Y sí, como lo pinto parece que vivía en el medio del monte, pero no, Villa Constitución es una ciudad chica en vías de desarrollo, que aún le faltan muchas cosas pero que en lo personal prefiero que sea así, porque volver es un descanso a los sentidos. En fin, NYC es eso para el porteño, por ejemplo.

Igual, creo que el período de adaptación lo tenemos todos, más lejos o más cerca, al fin y al cabo estás separado de tus seres queridos, solo en el medio de la jungla, con experiencias nuevas que te hacen crecer a los golpes, y con sorpresas como constante.

En una gran ciudad no te podes aburrir, siempre hay algo nuevo, o algo que ya conoces pero que te gustó.

Así que este es el mensaje de hoy: aprovecha estar donde estas, siempre hay algo mejor, más grande, más novedoso, pero por lo pronto a disfrutar de lo que tu ciudad/pueblo te brinda. Y obvio, nunca dejes de soñar en que vas a visitar esos lugares más grandes y novedosos, porque el que piensa en positivo atrae positivo. Auspicia este post: +POSITIVO, jajaja!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s